Andrés, la tortura y el refugio

Andrés tenía 16 años cuando fue golpeado y torturado por un grupo de policías y soldados que buscaban obtener de él una información que no conocía. Fue en mayo de 2016. Estuvo recluido por dos días y medio por un delito que no existió. Decidió denunciar. Él y su madre ahora son refugiados en otro país, uno que sí les garantiza protección a su integridad personal. El caso fue judicializado el 31 de marzo. La Fiscalía acusó a dos policías por los delitos de tortura y privación de la libertad.
Enlace copiado
Enlace copiado
Lo tiraron al suelo y, otra vez, le preguntaron dónde estaban los pandilleros que habían huido más temprano en este municipio de San Salvador. Andrés (nombre ficticio), quien entonces tenía 16 años, les dijo que no sabía las respuestas que tanto esperaban. Interrogadores e interrogado avanzaron por un trecho más del camino, lleno de polvo, golpes y empujones.

Lea el contenido completo en: "Andrés, la tortura y el refugio"

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter