Aprendizaje postelectoral

Al paso que vamos con este escrutinio, Will Salgado podría presentarse para las elecciones de 2018, esperar ese escrutinio, ganar y hacer como si nunca hubiera perdido la alcaldía de San Miguel.
Enlace copiado
Aprendizaje postelectoral

Aprendizaje postelectoral

Enlace copiado
“Estas son las mejores elecciones de la historia, ¿O no?”, escribió el 4 de marzo en su cuenta de Twitter Óscar Luna, uno de los mejores teóricos del absurdo que conozco. Ya, para entonces, habían pasado 72 horas del cierre de las urnas y Julio Olivo apuntaba maneras para convertirse en el personaje del año. No sé si puedan compararse con aquellas donde se iba la energía eléctrica y desaparecían las urnas, pero las del 1.º de marzo de 2015 han dejado el listón muy alto. Algunas consideraciones postelectorales:

San Judas cumple milagros: Will Salgado ya no será alcalde de San Miguel.

Momento, que Gallegos seguirá en la Asamblea. ¿Qué pasó, mi Judas?

“Boto cruzado” en realidad se escribe voto cruzado, pero fue un ardid (bueno, por cierto) del TSE para demostrarnos que finalmente están trabajando.

Me dejé llevar por el optimismo: solo son unos burros.

El “Ahora sí vamos a empezar el escrutinio” del TSE debería ser nuestro nuevo “fíjese que”.

El tribunal debería contratar a Sigfrido Reyes como asesor de catering. Hasta donde sabemos, ningún diputado se ha enfermado por el servicio de banquetes que la Asamblea contrata. Los digitadores en cambio...

Lo sabíamos pero no sobra recordarlo: Sigfrido Reyes ya no será diputado. Rueguen al Señor que no le dé por quedarse de TuitStar.

Al paso que vamos, calculo que en las próximas siete columnas podremos hablar del escrutinio del PARLACEN. Asamblea, en 2016, y alcaldías, en 2017.

Al paso que vamos, Will podría presentarse para las elecciones de 2018, esperar ese escrutinio, ganar y hacer como si nada hubiera pasado.

La última: tanto que invertimos en Sandra Salgado y por gusto. Nunca sabremos si el curso de comunicación política de $1,700 que le pagamos en Cancún servirá para que hable (por una vez siquiera) en la Asamblea.

La Congregación para las Causas de los Santos debería investigar los casos de algunas JRV, donde se han encontrado 700 o 1,500 votos en lugar de 500.

En El Salvador tenemos impresoras con la suficiente inteligencia artificial para estropear el escrutinio final. Un argumento inigualable para otra película de James Cameron. Gracias, Olive.

“Sabotage” es una canción de los Beastie Boys escrita en enero de 1994.

Julio Olivo es, sin duda, el presidente del Tribunal Supremo Electoral más entretenido que hemos tenido en la historia.

Ya, en serio, es preocupante que por culpa de Olive ahora veamos a Eugenio Chicas y Walter Araujo como genios de la informática.

Esperamos que la Fiscalía SIEMPRE haga públicas las entrevistas que hace, tal como ventanearon al pobre Olive. Del caso Taiwán o la tregua, por ejemplo.

Gracias al pueblo salvadoreño por no elegir a los generales para ir a la Asamblea. Los amaría por siempre si hubieran hecho lo mismo con Merino, Milena y el resto del Pleistoceno, pero tampoco dijimos.

Nayib, espero que le vaya bien en San Salvador. De verdad se lo digo. Nomás bájele al show y aléjese de ese aire mesiánico que lo envuelve. Mire que el último Mesías que nos gobernó terminó convertido en un verdulero digital.

Por cierto, Su Majestad, vaya con Julio Olivo para aprender a contar.

Y por cierto, Hato: aún estás a tiempo de hacer lo que Víctor Frankenstein intentó con su creación al final de la novela. Te haríamos una estatua.

Gracias al Profe por no meter la cuchara. Un saludo saludoso.

En serio, ya devuelvan la fibra óptica

Tags:

  • cesar fagoaga
  • elecciones 2015
  • julio olivo

Lee también

Comentarios

Newsletter