Lo más visto

Apuntes de una observadora de pájaros

Cuando se iban, yo salía a recoger los vestigios de aquel empeño inútil. Palitos, ramitas secas y alambres. Examiné cada pieza con detenimiento. Fotografié los grupos según el día de recolección.
Enlace copiado
Enlace copiado
Hace un par de años comenzó a venir a la ventana de mi estudio una pareja de palomas ala blanca (zenaida asiática). Venían por las mañanas. La hembra llegaba primero, se echaba en el borde de la ventana y cantaba. Se escuchaba la respuesta desde algún lugar cercano. A los pocos minutos, llegaba el macho.

Siempre hacían lo mismo: cucurrucuquearse, hacerse cariñitos con el pico, espiar hacia adentro del estudio. Me quedaba sentada, muy quieta, observándolos desde mi escritorio que está junto a la ventana. No quería espantarlas. Me encantaba ver su rutina. Las extrañaba cuando se ausentaban.

Lea el contenido completo en: "Apuntes de una observadora de pájaros".
 

Tags:

  • Jacinta Escudos
  • literatura salvadoreña
  • pájaros
  • Gabinete Caligari
  • melancolía

Lee también

Comentarios