Lo más visto

Más de Revistas

Asistí a una entrevista laboral, ¿qué hago ahora?

Siempre hay algo qué hacer después de finalizar una entrevista laboral. No basta simplemente con quedarse de brazos cruzados, sino que se debe actuar para demostrar que usted verdaderamente desea esa plaza.
Enlace copiado
Enlace copiado
A cuántos les ha sucedido que asisten a una entrevista laboral pero después de acudir simplemente se quedan con el “nosotros lo llamaremos”. No hacen ni un intento por saber qué ha sido de esa empresa entrevistadora. Claro, no es que todos los aspirantes actúan de esta manera, sino que, generalmente, se da en aquellos que se acomodan a la espera de ser contratados.

Esta situación puede afectar a la larga, porque durante ese tiempo incierto donde muchos aplicantes adquieren una actitud indiferente, podría reflejar su displicencia ante esa plaza, proyectando una imagen negativa ante el reclutador.

Entonces, ¿cómo prevenir que esto ocurra? lo ideal sería que el entrevistado no se quede con la esperanza de que lo llamarán, sino que actúe por sus propios medios. Una pequeña muestra de interés después de una entrevista laboral permite aumentar las probabilidades de obtener ese empleo que tanto desea.

Luego de finalizar la prueba de las preguntas, lo primero que usted debe de hacer es retroalimentar todo lo sucedido durante ese momento. Esto sirve como una autoevaluación para un mejor crecimiento profesional: el reflexionar cada palabra dicha o cada gesto reflejado. Puede apoyarse de una hoja para anotar esos detalles.

También debería enviar un correo a la persona que lo ha entrevistado, independientemente de cómo se haya desarrollado la conversación, ya que el objetivo, como bien se ha mencionado,  es aumentar las posibilidades de conseguir el empleo. Para escribir ese e-mail, usted debe demostrar interés en la plaza y puede intentar “venderse” nuevamente, es decir, explicar los motivos del por qué usted sería un excelente empleado en esa empresa. Si el entrevistador le ha brindado una tarjeta de contacto, sería una buena excusa para escribirle con la intención de “saludarlo”.

Siempre en la misma idea de escribir correos, podría continuar incrementando enormemente las posibilidades de ser contratado. Perfectamente podría enviar referencias de personas de su red de contactos, por ejemplo, los datos de sus jefes anteriores, ya que la idea es de crear un ambiente de confianza y una buena imagen de usted.

Tags:

  • bolsa de trabajo
  • empleo
  • tips
  • entrevista de trabajo

Lee también

Comentarios