Revistas  / septimosentido SÉPTIMO SENTIDO

Aterrizar en El Salvador

Ahí es imposible no sentir una alegría inmensa: felicidad mezclada con nostalgia, añoranza e incluso tristeza cuando uno se da cuenta de que se tuvo que ir de ese lugar que tantas emociones le provoca.
Enlace copiado
Aterrizar en El Salvador

Aterrizar en El Salvador

Enlace copiado

Aterrizar en El Salvador es un espectáculo, sobre todo cuando el que viaja ya no vive ahí. Pero llega el día en que uno se reencuentra con su país y, entonces, empieza un viaje que va más allá de un boleto aéreo.

Después de muchas horas de pasearse entre nubes e infinito, a través de la ventana de un avión, uno alcanza a ver un oasis. Ese lugar tiene nombre: se llama El Salvador.

 

Lee también

Comentarios

Newsletter