Lo más visto

Revistas  / septimosentido Mensaje  enviado

Aterrizar en El Salvador

Si uno pone suficiente atención, empieza a darse cuenta del maravilloso contraste que se forma entre la abundancia de las palmeras ondeantes, el verde de los árboles y la tímida cordillera.

Enlace copiado
Leda Romero - Comunicadora salvadoreña radicada en Santiago de Chile

Leda Romero - Comunicadora salvadoreña radicada en Santiago de Chile

Enlace copiado

Aterrizar en El Salvador es un espectáculo, sobre todo, cuando el que viaja ya no vive ahí. Llega el día en que uno se reencuentra con su país y, entonces, empieza un viaje que va más allá de un boleto aéreo.

Después de muchas horas de pasearse entre nubes e infinito, a través de la ventana de un avión, uno alcanza a ver un oasis. Ese lugar tiene nombre: se llama El Salvador.

El primer paso es sobrevolar la costa. Es ver desde esa misma ventanita una línea infinita de espuma blanca dando la bienvenida a este paraíso que muy pocos tenemos el placer de haber descubierto. Es enternecedor.


Leer opinión completa en: Aterrizar en El Salvador

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines