Lo más visto

Autónomos, ya son una realidad

Los vehículos autónomos llegaron para quedarse en nuestras vidas, nos guste o no. Todas las marcas están ampliando la tecnología que pueden montar sus modelos, haciendo que puedan ser autónomos para según qué funciones.
Enlace copiado
Enlace copiado
Gracias a estas tecnologías se tienen autos que se parquean solos, que avisan al conductor si se salen del carril por el que va circulando o si al ocupar un carril se tiene algún objeto en el ángulo muerto.

Todas estas tecnologías permitirán en un futuro que el conductor se desentienda de la conducción aunque por ahora, gracias a Dios, no es posible.

Mientras esto ocurre, la Sociedad de Ingenieros del Automóvil (SAE) ha decidido realizar una clasificación de los coches autónomos en función del conjunto de tecnologías que pueden equipar y las maniobras que permiten realizar al conductor sin su intervención.

La clasificación se ha realizado en seis niveles en función de la capacidad autónoma del vehículo y servirá para medir lo avanzada que es la tecnología que equipan estos coches. A continuación veremos, uno a uno, los niveles que existen.

Nivel 0. El auto no tiene ningún sistema que le permita circular de forma autónoma.

Nivel 1. El vehículo lleva incorporado el control de crucero o sistema de mantenimiento en el carril por el que circulamos.

Nivel 2. En este nivel, el carro ya puede ser considerado semiautónomo. En este caso, la conducción debe estar supervisada en todo momento por el conductor por si surgiera alguna situación de peligro y tuviera que tomar el control de la situación. De esta forma, los sistemas de conducción autónomos pueden ser desactivados en cualquier momento.

Nivel 3. En esta situación, el vehículo podrá circular de forma totalmente autónoma en entornos controlados. Este sería el nivel en el que estaría el actual Autopilot del Tesla Model S. En este caso, el sistema está desconectado por defecto y sólo entraría en funcionamiento si el conductor lo activa de forma voluntaria. En este caso, el sistema debe ser controlado por el conductor aunque permite un mayor nivel de autonomía.

Nivel 4. En este nivel, el vehículo puede circular sin intervención del conductor. La única limitación que tiene esta conducción es que solo se puede llevar a cabo en lugares perfectamente delimitados en donde la tecnología puede depender de sí misma. Este nivel de autonomía sería el que tendrían los futuros taxis autónomos, o la que utilizarán los vehículos creados entre el fabricante Volvo y Uber.

Nivel 5. El último nivel de conducción autónoma. En este nivel, el vehículo puede circular de forma autónoma por cualquier vía siempre y cuando esté permitida su circulación. Sin embargo, para que se pueda llevar a cabo, debe contar con la tecnología suficiente para que pueda reaccionar ante los imprevistos que puedan surgir en la carretera.


 

Tags:

  • motor
  • tecnología
  • autónomos

Lee también

Comentarios