[BLOG]: Con pie derecho

¿Qué tal de Día de Reyes? Sí, ya sé con un día de atraso, pero aunque aquí no lo celebramos, me ha caído bien a media mañana un pedazo de rosca de reyes con la acostumbrada tacita de café que como buenos salvadoreños que somos, no podemos dejar de tomar.
Enlace copiado
Enlace copiado
Una compañera de trabajo nos invitó a participar de esta costumbre, más bien mexicana, y sin saber a ciencias ciertas en qué consistía, he dicho que sí. Vaya gracia la que me dio saber que el afortunado con el niño en el pan debe regalar tamales el 2 de febrero, el Día de la Candelaria.

A pesar de que el afortunado es considerado bendecido por Dios para todo el año, me alegró saber que yo también sería bendecida con un tamal y otra tacita de café en febrero. Como inicio de año no está de más creer y esperar las  bendiciones de Dios y más si se comienza con pie derecho el año. Así me pasó a mí, al iniciar el año con una fisura en un dedo de mi pie derecho, digo que inicié bien el año pues gracias a Dios el resbalón, sin gracia ni tanta pompa que me dí, no pasó a más. Es decir una quebradura de pie, brazo, o en el peor de los casos, de cadera.

Lo que sí me pareció un tanto tortuosa fue la recuperación, pues por 22 días tenía prohibido caminar y como me dijo el médico debía guardar reposo relativo. ¿Qué es eso?, le pregunté. Pensando en que era diciembre y debía hacer las acostumbradas compras navideñas.  

Relativo significa que solo puede pararse para ir al baño y para sentarse en el comedor, me dijo el médico. El pronóstico no me pareció alentador y un poco enojada e inconforme al principio viví unas fiestas navideñas diferentes. En reposo aprendí que uno debe darle gracias a Dios por las cosas tan rutinarias que puede hacer, como preparar un desayuno, barrer, poner la ropa en la lavadora, salir a pasear, en fin una serie de actividades que sin pensarlo te alegran o facilitan la vida y que para llevarlas a cabo debes estar sana.

Otra cosa que aprendí también fue que las Navidades son más que regalos, aunque sé que es una frase trillada, nunca la había vivido. Esta Navidad no compré ni un tan solo regalo, pero siempre viví la Nochebuena rodeada de gente que no espera más de mí, que el simple hecho de gozar de mi compañía... Bueno, como ya lo dije, he comenzado bien el año, con el amor de mis seres queridos, trabajo y vida para disfrutar de ambos.

Feliz año, les deseo que la gracia de Dios llene sus corazones y reciban de Él las  bendiciones que les tiene preparadas a ustedes.

Nos leemos en la siguiente.

Tags:

  • revista ella
  • blog
  • blog ella
  • navidad
  • nochebuena
  • año nuevo
  • día de reyes
  • 6 de enero
  • reyes magos

Lee también

Comentarios

Newsletter