Buzón

<p>Séptimo Sentido les invita a que nos hagan llegar sus opiniones, críticas o sugerencias sobre cualquiera de los temas de la revista. Una selección de los correos se publicará cada semana. Las cartas, en las que deberá constar quién es el autor, podrán ser editadas o abreviadas por razones de espacio o de claridad.</p>
Enlace copiado
Enlace copiado
<p><b>&nbsp;Una gran figura</b></p><p>Me siento orgulloso de Maribel Arrieta, esa salvadoreña que nos representó en Miss Universo. Admiro la sencillez de su pensar y actuar con respecto a los niveles de fama que obtuvo. No cualquiera “detiene la horchata” a esas alturas. Por todo lo que hizo y obtuvo como candidata y como representante salvadoreña en el exterior, se ve que su personalidad era la que permitía obtener lo que quisiera. La mosca en la sopa es que su porcentaje de linaje español le impedía ser 100% salvadoreña. Excelente artículo.</p><p><i>Daniel Molina [email protected]</i></p><p><br /></p><p><b>Una gran mujer</b></p><p>Felicito a Carlos Chávez por su buen reportaje acerca de la vida de Maribel Arrieta. Es un trabajo muy bien documentado. Por mi edad, conozco algunos de los datos que se publicaron de esa que fue una gran mujer y que nos dio prestigio a los salvadoreños de esa época.</p><p><i>Carlos López Mendoza [email protected]</i></p><p><br /></p><p><br /></p><p><b>Que aprendan de ella</b></p><p>Tenía que ser un texto de Carlos Chávez. El perfil de Maribel Arrieta es muy atractivo pues relata con lujo de detalles cómo una señorita de alta alcurnia llegó a ocupar el segundo lugar en un concurso internacional como es Miss Universo. Yo tenía 10 años cuando por la radio escuché esa noticia que impactó a todo el país. La televisión todavía no aparecía en nuestro suelo. Hay que notar que Maribel, a pesar de tanta belleza y glamour que poseía, era una muchacha sencilla. Ojalá muchas señoritas que son candidatas a reinas de belleza aprendan de ella, especialmente su moral y humildad. Los animo a seguir sacando estos perfiles.</p><p><i>Marcos Chacón [email protected]</i></p><p><br /></p><p><br /></p><p>&nbsp; <b>¿Parque?</b></p><p>Muy interesante el fotorreportaje de la cárcel de San Pedro Sula, en Honduras, una de las prisiones más atiborradas de la república hermana, y en donde hay normas propias como esa de que las autoridades no tienen incumbencia en las áreas dominadas por los reclusos, quienes pueden vender libremente hasta drogas; y estos respetan los espacios controlados por los custodios. Tienen tanto poder los reos, que en el incendio de marzo, con saldo de 13 muertos, no permitieron el ingreso de los bomberos, solamente las autoridades pudieron entrar para retirar los cadáveres. Lo bueno es que para disminuir los hacinamientos se ha pensado en construir un nuevo penal en un terreno de 157 manzanas. Mas aquí en El Salvador, las autoridades remodelan edificios desalojados para alojar prisioneros, no importa que estén en medio de vecindades sanas. Es el caso del local de la ex Fábrica de Jabón Oliva, de apenas unas cinco manzanas, contiguo a una villa pirata donde viven antisociales, frente a la colonia Las Flores de Soyapango, aledaña a barrios y colonias. El local lo están remodelando para alojar allí una nueva cárcel, principalmente de pandilleros. De esto ya informaron los medios. Pero la remodelación la anuncian con un gran rótulo que dice “Parque Industrial Verde”. ¿Será cierto lo de “Parque”?</p><p><i>Carlos Alberto Saz [email protected]</i></p><p><br /></p><p><br /></p><p><b>Otro primer bachiller</b></p><p>Con mucha extrañeza, señor César Castro Fagoaga, he leído su artículo en Séptimo Sentido del domingo 8 de julio, en el cual afirma que el único nominado como Primer Bachiller de la República que ha hecho mérito a su distinción, ha sido el señor Othón Sigfrido Reyes. Lamento decirle que está muy equivocado. En primer lugar, porque el último nominado con esa distinción fue en el año 1977. De 1978 a esta fecha, el Ministerio de Educación no ha vuelto a nombrar Primer Bachiller de la República. &nbsp;Reconoce, sí, los primeros lugares en la PAES, pero ha sido muchos años después. Como madre del Primer Bachiller de la República en 1977, Fernando Osmín Zelaya Gómez, graduado del Colegio Don Bosco, puedo asegurarle que mi hijo sí ha logrado méritos por su capacidad intelectual y por su nominación. Como él, no dudo que hay muchos que también lo han logrado. Mi hijo, gracias a Dios, no se ha desarrollado en lo político. El Gobierno de El Salvador le otorgó a mi hijo beca para estudiar en Londres la carrera de ingeniero electrónico; se graduó en la Universidad de Manchester. &nbsp;Luego obtuvo beca siempre en Londres para obtener el grado de doctor en Física en la Universidad de Nottingham. &nbsp;Actualmente, trabaja como investigador científico en Kings College de Londres. Consideré oportuno hacer la aclaración correspondiente y agradezco la atención.</p><p><i>Frida de Cóbar [email protected]</i></p><p><br /></p><p><b>Edición de aniversario</b></p><p>Han cumplido ya cuatro años de domingos de expectativa, y vaya que las cumplen. La edición de aniversario, publicada el 1.º de julio fue genial. Con uno que otro contraste, y lamentablemente este tiene que ser siempre la violencia. Tengo como referente, al escuchar Panchimalco, a las panchitas, en especial (que en paz descanse) a Martina Deodantes Ventura, la Panchita Fotogénica, la Pancha Célebre. Nunca he visitado Panchimalco, conozco su cultura gracias a LPG, Séptimo Sentido y Sucesos. Sigamos por este camino de convertir lo cotidiano en algo histórico, que quede grabado en nuestra memoria.</p><p><i>Douglas Enrique Hernández [email protected]</i></p><p>Encuéntranos en Facebook (LPG Séptimo Sentido) y Twitter (@LPGseptsentido)</p>

Tags:

  • revistas
  • septimo-sentido

Lee también

Comentarios

Newsletter