Lo más visto

Buzón

Lectores
Enlace copiado
Enlace copiado
Miguel y yo 

Todos éramos poetas veinteañeros y nos queríamos como hermanos en tardes de 1975. Miguel era ensayista y nos compartía sus trabajos. Por él leí con devoción a Alberto Guerra Trigueros, a Miguel Ángel Espino, a Ezra Pound, a René Char, a Haroldo Conti, el novelista argentino desaparecido por la dictadura militar y de quien tomó su nombre para los largos años de lucha. Cuando alguna vez lo atacaban, yo salía en su defensa: “Tienen que leer al choco Huezo, si como poeta no les parece, hay que leer sus ensayos”. Han pasado los años y Miguelito creció como poeta, narrador, editor (heredero directo de Ricardo Trigueros de León y de Ítalo López Vallecillos, editores de primera línea). Si la Generación Comprometida tuvo en Roberto Armijo a su ensayista, mi generación tiene a Miguel Huezo Mixco. 

Lea el contenido completo aquí. 

Lee también

Comentarios