Lo más visto

Buzón

Enlace copiado
Enlace copiado
Humo que esclaviza
Los vicios se aprenden sin maestro, pero sí con influencias de algún modelo cercano, como los padres, amigos y, por supuesto, la calle como maestra del mal. Las adicciones se inician con una invitación o por curiosidad en experimentar nuevas sensaciones. Algunos de los fumadores empedernidos dicen que lo hacen para contrarrestar el estrés o para una mejor lucidez mental, siempre encuentran justificaciones a sus sometimiento; sin embargo, la complejidad de las reacciones humanas son disímiles, no todos los consumidores se vuelven adictos y no todo el que se inicia en un hábito termina descontrolándose, es parte de lo que  sugiere la crónica de Valeria Guzmán “La clínica de la nicotina”, donde los asistentes dejan entrever factores genéticos y del entorno social interactuando entre sí en la conducta compulsiva que los acosa, pero esta adicción va más allá, pues no solo afecta al que humea, sino también al no fumador expuesto. 

Lea el resto del contenido aquí. 

Lee también

Comentarios