Lo más visto

CIUDADANÍA FANTASMAL (12)

Historias sin Cuento
Enlace copiado
Enlace copiado
OSCILACIONES

Cuando se produjo la primera muerte sin causa visible, muchos de los lugareños comenzaron a sentir que había alguna fuerza desconocida haciéndose sentir en el ambiente. No tardó en darse otra muerte del mismo estilo, y entonces los comentarios pasaron del pensamiento al murmullo. Vino la tercera; y como dicen que la tercera es la vencida, el murmullo borbolló en frases que llegaban al estrépito. Una de aquellas frases parecía llevar la batuta:

—¡Si hay un nuevo cadáver, nos vamos todos de aquí!

Santo remedio. No hubo ninguna muerte enigmática en los meses que siguieron. Pero aquella normalidad tenía pálpitos recurrentes, que parecían ir tocando puertas y ventanas. Hasta que unos cuantos lugareños organizaron una especie de manifestación de protesta. Una de las pancartas ondeaba con letras fosforescentes:

“¡Mañana emigramos, porque no queremos encontrarnos de nuevo con la muerte: si ella puede, que nos alcance!”

Lea el contenido completo en: "Ciudadanía fantasmal (12)".

Tags:

  • David Escobar Galindo
  • literatura salvadoreña
  • microcuento
  • micorrelato

Lee también

Comentarios