CONFETI EN VUELO ( 19)

Cuentos para leer en un suspiro
Enlace copiado
CONFETI EN VUELO  ( 19)

CONFETI EN VUELO ( 19)

CONFETI EN VUELO  ( 19)

CONFETI EN VUELO ( 19)

Enlace copiado
¿HABRÁ ECLIPSE?

No lo sabremos hasta que anochezca, porque la Luna siempre guarda sus intimidades en perfecto sigilo.

LECTURA OBLIGADA

El escritorio artesanal está ubicado junto a la ventana. Ventana abierta, que da hacia los entornos en los que se entrelazan lo rural y lo urbano. Es hora de leer, y necesita algún texto especialmente cautivador. No hay ningún libro en los alrededores. Mira a través de la ventana. El aire con todos sus volúmenes y colores es el mejor libro abierto.

AMOR A PRIMER OLFATO

Era un lugar cerrado, pero él y ella tenían los sentidos abiertos al infinito, y por eso aquel aroma se les hacía tan familiar: era el aroma del anhelo realizado.

ÁRBOL DE LA PAZ

Mostraba todas las características visibles de un árbol, pero siempre quedaba la duda: ¿No sería un celaje transfigurado?

EN EL INVERNADERO

Aquí nos conocimos. Aquí hemos convivido siempre. Este es nuestro hogar de pareja. Sólo nos queda una ilusión: caminar alguna vez con nuestras raíces al aire bajo el calor espontáneo del Sol.

CUESTIONARIO FUGAZ

Lo escriben las golondrinas fatigadas sobre los aleros, para que la luz naciente lo responda.

TAREA COMPARTIDA

Ha sido un concierto perfecto bajo las estrellas. Los músicos se levantan y cada quien se va hacia su refugio personal. El Silencio, con su equipo de trabajo, se encarga de dejar listo el auditórium por si mañana hay concierto de nuevo.

FICHA DE IDENTIDAD

Pese a todos los malabarismos intelectuales para definirla, en el libro de los hechos originarios la Tierra sigue siendo caracterizada como piedra voladora.

HUBO UNA VEZ UN RÍO

Y ese niño descalzo que lo observaba desde la arena marginal se animó a responder a la invitación de las aguas para que las acompañara hasta el océano invisible.

FILOSOFÍA EN EL LÍMITE

Soy un filósofo presocrático en la era posmoderna. Y esto es lo último en iluminación transversal.

HORA DE DESPERTAR

Y el sueño se retira sonriente, con el propósito de ir a pasar el día en algún bosque del vecindario.

CLAVE DE LECTURA

La única vía de entender el Apocalipsis es leerlo desde el final hacia el principio.

CÍRCULO VICIOSO

Se vengaba de sí mismo por no tener valor de vengarse de los demás.

EL RÍO MANSO

Cuando nació, las piedras que estaban alrededor parecieron no advertirlo; pero él no se dio por aludido, y siguió fluyendo. Tenía alma grande, y llegaría lejos.

EL VIRREY HABLÓ

Y su corte de indígenas transfigurados le rindió homenaje como los murciélagos sabios se lo rinden a la Luna menguante.

TENEMOS GANAS DE HACERLO

Ya que resucitar, que es lo más común del mundo, necesita buena práctica para descubrir sus posibilidades imaginativas.

ESCENA DE MAGRITTE

Iba caminando por la calle solitaria, ya cuando la noche ubicaba alrededor sus veladuras misteriosas. Los edificios de viviendas, apiñados en los entornos, le daban vida a su colección de luces encristaladas. Se detuvo en una esquina y vio hacia arriba. ¿Sería la Luna naciente o una luciérnaga extasiada ante el infinito?

UN PEQUEÑO PUENTE

Era casi insignificante y parecía endeble al máximo. Una estructura de hierros de seguro muy antiguos, que se sostenía apenas, agarrada a las dos orillas rocosas que bordeaban el riachuelo. Pero mañana y tarde resistía el paso estridente de la máquina a la que se enganchaban los vagones. Heroísmo insondable. Ejemplo viviente. Estampa perfecta para un ensayo sobre motivación.

ILUSIÓN BUROCRÁTICA

—Necesito su partida de nacimiento.

—Aquí la tiene.

—Pero esta es una serie de fotografías antiguas...

—Sí, yo nací en una playa. Mi madre era vagabunda. Sólo la espuma dio fe de mi nacimiento. Mire, esta es aquella espuma…

PRÓTESIS PARA ESPEJISMOS

En una de las vitrinas del almacén de productos ortopédicos está ese conjunto de aparatos de uso misterioso. Todos son rayos de sol.

TERTULIA MÁGICA

Nos hicimos amigos inseparables en la infancia, nos dispersamos en la adolescencia, recuperamos algunos contactos en la juventud, volvimos a desconectarnos en los umbrales de la madurez, estamos encerrados en el mismo refugio en el ocaso de la vida. Pero entonces la infancia vuelve: tengamos fe.

SÉNECA SE RECUPERA

Sí, porque después de haber repartido tantos mensajes inspiradores merece retomar su condición de contemporáneo inspirador. Ayudémosle, pues, a olvidar la soledad de los siglos para hacer valer la compañía del instante.

ESTAMPA DE NUEVO MÉXICO

Me detengo frente a una pequeña casa rústica en los alrededores de Los Lunas, no muy lejos de Albuquerque. “Ahí vivieron tus bisabuelos y tu abuela materna”, me dice una fresca ráfaga de aire que viene de los montes áridos. Y yo le respondo: “Gracias por recordarme que hay que regresar para que el aire nos reconozca”.

Tags:

  • historias sin cuento
  • literatura salvadoreña
  • david escobar galindo

Lee también

Comentarios

Newsletter