Lo más visto

Más de Revistas

CONFETI EN VUELO (22 )

Enlace copiado
CONFETI EN VUELO (22 )

CONFETI EN VUELO (22 )

CONFETI EN VUELO (22 )

CONFETI EN VUELO (22 )

Enlace copiado
TIEMPO DE RECREO

En las islas cercanas al Círculo Polar Ártico la nieve no desaparece ni en el verano pleno: simplemente se va de veraneo a las montañas vecinas en grupos de excursionistas con vestiduras blancas.

LLUVIA FELIZ

Aunque con frecuencia parezca dominada por la cólera profana, la lluvia tiene alma de novicia satisfecha con su suerte.

EVERGREEN

Verdes, siempre verdes, como eran de seguro todos los árboles del Paraíso.

EN LA PLAZA MAYOR

Estaba empezando a lloviznar, y los paseantes vespertinos se cubrían con los encajes flotantes de las nubes recién llegadas.

JUSTICIA POR PROPIA MANO

No le era posible vivir tranquilo con aquella duda de origen que se le alojaba en todos los rincones disponibles de la conciencia. Y entonces dispuso hacerle sentir la culpa al presunto causante de sus males. Se fue ante el espejo y lo quebró de un golpe.

MEMORIA CÓSMICA

Estaba anocheciendo y las estrellas empezaban a aparecer tras los pliegues de la penumbra creciente. Cuando hubo suficientes para hacer quórum, la noche hizo oír su llamamiento de apertura de la sesión silenciosa de cada día.

EL HORIZONTE AQUÍ

Imaginamos que siempre está allá, donde no podemos alcanzarlo. Él sonríe a nuestro lado, haciendo uso de todas las ventajas que concede el anonimato.

ALIMENTO PARA AUSENTES

Es una pizza nostálgica repartida en pequeños trozos de luz.

RESILIENCIA

El tirador de cartas le leyó lo que estas decían para él: “Vas a perderlo todo menos tu capacidad de dejarte vencer por la mala suerte”.

NUBES QUE NO PASAN

Por la noche, a la hora del descanso reparador, se produce en el aire una ceremonia de la que nadie se percata: las nubes, fatigadas de la peregrinación diurna, se detienen en el umbral del aire y ahí se disponen a reponer energías en el sueño.

PRIMAVERA HUMANIZADA

Llegó como una niña que correteaba por los alrededores. Muy pronto fue una adolescente con ilusión de amores tempranos. Y cuando se convirtió en joven casadera, apareció el Verano y la conquistó para irse a vivir con él sin que nadie se diera cuenta.

SI EL CRISTAL APRENDIERA

Cada reflejo es una lección de vida, y por eso el cristal está llamado a ser el mejor profesor de iluminación espontánea.

ORIGEN DEL DESVELO

Cuando la noche se acerca lo que observamos es una sigilosa multiplicación de suspiros en el aire. Es como si una stripper irresistible llegara a invitarnos a una fiesta privada. ¿Cómo resistirnos a semejante oferta de servicios?

ALGUIEN DUERME EN EL ÁTICO

Y a pesar de todos los esfuerzos para identificar al huésped aún hay dudas sobre si se trata de un murciélago o de una golondrina.

FICCIÓN REBELDE

Fueron a pasar su luna de miel en un spa del hemisferio norte, porque la ilusión de ambos era bracear durante el día en aguas gélidas para refugiarse por las noches en abrazos cálidos. Así lo hicieron, y eso marcó sus vidas, solo que desafortunadamente al revés.

SI LAS MONTAÑAS HABLARAN

Las nubes escaparían presas del pánico.

CIBERMISTERIO

— Soy yo, ¿me reconoces?

— Yo también soy yo, ¿me reconoces?

— Las sombras también chatean.

— Y solo necesitan olvidar que lo son.

INSTRUCCIÓN PARA INVISIBLES

Antes de pasar a la siguiente etapa había que aprobar un test de conocimientos ancestrales. Eran solo tres preguntas puestas en una página: ¿Quieres dejarlo todo sin perder nada? ¿Estás dispuesto a amanecer aunque no haya aurora? ¿Te animarías a identificar la voz de Dios con el silencio?

MAR DE FONDO

Es el que está aguardándonos, con estoica paciencia ceremonial, detrás de las áridas serranías de la razón.

LA MEMORIA SIEMPRE OLVIDA

Y si lo tuviéramos en cuenta no nos sorprendería que hubiera tantos restos vividos junto a las alcantarillas del destino personal.

AL NORTE, MÁS AL NORTE

Islandia es mucho más que una referencia en la novela inicial de Víctor Hugo, “Han de Islandia”. Es un paisaje de rocas ancestrales, de pinceladas de nieve en las estribaciones supuestamente veraniegas, de ceremoniosas aguas que nunca conocerán las delicias del turbulento trópico.

Tags:

  • literatura salvadoreña
  • david escobar galindo
  • confeti al vuelo
  • historias sin cuento

Lee también

Comentarios