Lo más visto

Carta Editorial

Se habla de desigualdad económica y se llega a decir en altas y claras que no puede haber, bajo ninguna circunstancia, paz sin desarrollo.
Enlace copiado
Enlace copiado
Esta edición está toda dedicada a ser un espejo que refleje al país que buscábamos ser en el momento en que se firmaron los Acuerdos de Paz y este en el que acabamos convirtiéndonos 25 años más tarde. 
 
A un país no se le cambia por decreto, y, como afirma la escritora Jacinta Escudos en su columna de hoy: “Sería absurdo pensar que a partir de aquello íbamos a ser felices para siempre”. Está claro. Al hacer, sin embargo, el ejercicio de volver sobre todos esos documentos, discursos y declaraciones la conclusión es que, al menos en teoría, se tenían bien identificados los problemas a los que más urgía responder.
 
En estos papeles que han quedado perdidos entre el desorden y nuestra mala costumbre de no archivar se habla de forma enérgica sobre la reparación a las víctimas y la gran responsabilidad que tanto el Estado como el FMLN tenían sobre esto. Se habla de desigualdad económica y se llega a decir en altas y claras que no puede haber, bajo ninguna circunstancia, paz sin desarrollo. Se habla, cómo no, de salud y educación pública como pilares para construir una sociedad que ya no tenga necesidad de volver a verse en un conflicto. Y se advierte sobre la predisposición que tiene esta nación a la aparición de grupos de exterminio. Mucho de lo que al final salió mal en la ejecución estaba muy bien identificado en los documentos. 
 
Ha faltado ser consecuentes. No solo ante lo escrito, sino que también ante las posturas e ideales de los que en algún momento hicieron alarde los políticos. El reportaje de la periodista Valeria Guzmán revela las tan antagónicas acciones que han llevado a cabo la mayoría de ellos. La presente es una edición para ser consumida en conjunto, porque el rostro de quienes han pagado los platos rotos por tanto error queda plasmado en el texto firmado por el periodista Ricardo Flores. El de Rubén, dueño de esta historia repleta de injusticia e impunidad, puede ser el retrato de muchas más personas.
 
 
En 25 años se ha faltado a la palabra y no se han encaminado esfuerzos para convertir el conocimiento en acción. Tanta incoherencia ha convertido esta paz en una paradoja.

Tags:

  • acuerdos de paz
  • 25 años
  • fmln
  • negociación

Lee también

Comentarios