Carta Editorial

Documentar los casos de desplazamiento forzoso no es fácil en medio de esta desconfianza tanto ante las autoridades encargadas de mantener el orden como ante las que deben recibir las denuncias.
Enlace copiado
Carta Editorial

Carta Editorial

Carta Editorial

Carta Editorial

Enlace copiado
La lucha en contra de la delincuencia no puede servir de base para la desnaturalización de las instituciones de seguridad pública.

Desenredar el fenómeno de las pandillas exige la aplicación de técnicas antropológicas que permitan entender que es un movimiento sin límites definidos.

La desesperación por obtener resultados puede dejar a las instituciones de seguridad pública con pérdidas de credibilidad y confianza. ¿Quién puede sentirse protegido ante instituciones que cada vez más son acusadas de cometer errores por generalizar? En este panorama, los encargados de velar por la integridad de los ciudadanos corren el riesgo de quedarse sin aliados, porque ni aquellos a los que deben proteger van a poder verlos como dignos custodios del orden.

El periodista Moisés Alvarado narra este dilema desde los testimonios de los habitantes de la colonia Majucla, entre los municipios de Cuscatancingo y Apopa.

Documentar los casos de desplazamiento forzoso no es fácil en medio de esta desconfianza tanto ante las autoridades encargadas de mantener el orden como ante las que deben recibir las denuncias. El resultado es un mapa borroso que no permite hacerse con una idea justa de las dimensiones del movimiento. Hay demasiado entre sombras.

El reportaje de esta edición es un acercamiento a las complicadas relaciones que, sin lugar a dudas, dejan víctimas de diferentes tipos de violencia. Es la narración de una situación que merece un abordaje integral que nazca de una comprensión mucho más honesta del tipo de problema que se enfrenta.

Lee también

Comentarios

Newsletter