Lo más visto

Carta Editorial

Después de tanto sufrimiento acumulado, el país no aprende la lección y sigue yendo a la deriva.
Enlace copiado
Carta Editorial

Carta Editorial

Enlace copiado

Hay gente en este país condenada a rehacer todo en su vida una y otra vez. Y no, no es motivo de orgullo. Debería ser motivo de preocupación y vergüenza. El estado de vulnerabilidad extrema que comparten tantas personas es muestra de falta de solidaridad, en primera instancia. Pero también desnuda la ausencia de planes a largo plazo, de inversiones estratégicas para reducir el margen de daño ante cualquier evento inevitable. Deja claro que después de tanto sufrimiento acumulado, el país no aprende la lección y sigue yendo a la deriva.

Lea el resto del contenido aquí.

Lee también

Comentarios