Carta Editorial

En El Salvador que tenemos se registra un caso de corrupción cada 29 horas. Y esta es una de las razones de más peso en el desencanto de la población con el trabajo de los gobiernos locales y del central. 
Enlace copiado
Carta Editorial

Carta Editorial

Enlace copiado

 Hay un tipo de daño que hace la corrupción que se puede calcular, y es el monetario. A El Salvador en las últimas dos décadas, y tomando en cuenta solo los casos más emblemáticos, este flagelo le ha quitado $550.9 millones. Pero no es lo único en lo que ha causado daño.

La corrupción seguida de la impunidad hace que se generalice una forma de actuar en la que predomina la trampa y el beneficio propio por encima del común. La corrupción al que mata es al espíritu de crecimiento colectivo que debería reinar para hacer avanzar un país y que comienza con hacer bien cada trabajo asignado.

Intentar convencer a una sociedad individualista de que la única manera de salir de la situación en la que estamos es por medio de un enfoque colectivo e integrador es difícil, sino imposible. Primero, porque nadie castiga al que no solo no cumple, sino que, además, actúa en perjuicio de los otros.

Lea el resto del contenido aquí.

Lee también

Comentarios

Newsletter