Carta editorial

Sobre todo, ¿por qué les importaba tanto entregarse a lo que consideraban un proyecto de bien para la comunidad, a costa del peligro?
Enlace copiado
Enlace copiado
Pueden ser 500 o quizá 1,000. Así de grande puede llegar a ser la lista de personas que perdieron la vida en el ejercicio de su fe en este país. Porque la fe, tal y como lo reivindica por estos días el Vaticano, con la beatificación de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, muchas veces es sinónimo de sacrificio.

Más que las declaratorias o las oficializaciones, lo que a este país debería quedarle marcado con tinta indeleble es la historia de cada una de esas personas que decidieron arriesgarse por su prójimo. ¿Quiénes eran?, ¿cómo se criaron?, ¿de dónde venían?, ¿en qué momento decidieron que lo que la iglesia a la que pertenecían necesitaba era que ellos vencieran el miedo? Y, sobre todo, ¿por qué les importaba tanto entregarse a lo que consideraban un proyecto de bien para la comunidad, a costa del peligro?

La Iglesia católica en El Salvador está preparando un informe que será la base de un proceso de investigación y evaluación para identificar a clérigos, religiosos y laicos que puedan ser considerados mártires. Este informe será enviado al Vaticano. Por el momento se maneja con reserva. La lista puede incluir de 500 a 1,000 perfiles, de acuerdo con el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar.

Son de 500 a 1,000 historias que han permanecido en la sombra y de las que le haría bien conocer a este país tan falto de figuras a imitar, de historias de entrega.

El camino por recorrer es largo y lleno de cualquier cantidad de obstáculos. Pero el solo ejercicio de repasar esos perfiles y de darle a los salvadoreños la oportunidad de conocer más la historia nacional reciente tiene que ser una ganancia. El texto del periodista Moisés Alvarado es un acercamiento a esa parte de la vida del país a la que por fin deberíamos saber acercarnos sin sesgos, sin polarización. Teniendo solo en cuenta que este país ha sido la cuna de cientos de personas que se han entregado por los demás.

Tags:

  • carta editorial
  • iglesia catolica
  • monseñor alas
  • el vaticano
  • fe
  • martirio

Lee también

Comentarios

Newsletter