Carta editorial

No son pocos los integrantes de esta orquesta a quienes se les ha abierto el panorama. Al terminar su bachillerato, esperan estudiar una carrera relacionada con la música.
Enlace copiado
Enlace copiado
La música es el lenguaje al que esta edición está prácticamente dedicada. Desde su capacidad para unir culturas a pesar de las distancias, hasta su comprobada eficacia para generar paz en medio de los ambientes más hostiles. Quienes se dedican a hacerla, reproducirla, estudiarla o enseñarla saben que han encontrado una puerta, una especie de acceso hasta una dimensión en la que el arte puede con todo.

Esta es la sensación que envuelve cuando se escucha cómo una orquesta y un coro formados por 150 jóvenes ensayan un repertorio de piezas que hablan de la tan anhelada paz. Ellos, que saben perfectamente bien qué significa la violencia, el riesgo o la pobreza llevan cuatro años colocándose por encima de cada uno de esos obstáculos para seguir aprendiendo.

Todo este esfuerzo, del que hablan sin dramas y sin falsas poses, los lleva este mes a presentarse en Washington, D. C. Entre ellos se respira una combinación que va desde la satisfacción de haber alcanzado una meta a la que jamás pensaron llegar, y esa otra que es la certeza de que deben de seguir practicando y puliendo sus técnicas.

No son pocos los integrantes de esta orquesta a quienes se les ha abierto el panorama. Al terminar su bachillerato, esperan estudiar una carrera relacionada con la música. Este proyecto ha sembrado en ellos una semilla que no ha terminado de dar frutos.

Una vida dedicada a la música es lo que ha tenido también Álvar Castillo, quien reside en Hiroshima, Japón, desde 2006. Una ciudad en la que ha conformado una orquesta de salsa, El Combo de la Paz, junto a un brasileño y 10 japoneses. En el reportaje realizado por el periodista Moisés Alvarado también se hace un recorrido por el impacto de la salsa en Japón y en el mundo. El testimonio de Álvar vale también para reflexionar acerca de lo que representa el ser salvadoreño para alguien que ha vivido la mayor parte de su vida fuera del país.

Tags:

  • carta editorial
  • musica
  • orquesta sinfonica
  • alvar castillo

Lee también

Comentarios

Newsletter