Carta editorial

Una población que se traslada, trabaja y estudia confiando en un cuerpo de seguridad que en realidad no confía ni en sí mismo para garantizar la tranquilidad en las calles.
Enlace copiado
<strong>Luto para las letras universales.</strong> Polémicos y talentosos como pocos, los escritores Eduardo Galeano y Günter Grass fallecieron el mismo día, 13 de abril.

Luto para las letras universales. Polémicos y talentosos como pocos, los escritores Eduardo Galeano y Günter Grass fallecieron el mismo día, 13 de abril.

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Enlace copiado
La Policía Nacional Civil debería ser un referente de todos esos elementos civilizados y organizados que debió dejarle al país el final de la guerra. Pero al igual que el resto del país, esta institución encargada de garantizar la tranquilidad de los ciudadanos se ha convertido en otro más de esos organismos en donde gobiernan la desigualdad, la impunidad y el desorden.

La periodista Jimena Aguilar reúne en el reportaje que les presentamos en esta edición una serie de números en los que no se puede leer otra cosa que preocupación, y hasta en una gran medida miedo.

Desde que el gobierno anterior implementó una medida atropellada y poco transparente para causar un impacto inmediato y significativo en las cifras de muertes violentas, a la que llamó tregua, algo se torció.

Un algo que poco a poco ha ido evolucionando y creciendo hasta el punto en el que en la actualidad son cada día más los agentes de la Policía que solicitan portar su arma de equipo en días de licencia.

El cuerpo encargado de proteger a la población en general se siente amenazado y vulnerable cuando, sin uniforme, y en un bus o en cualquier otro lugar pasa a formar parte de esa población común que viaja sin guardaespaldas, sin armas, sin protecciones especiales. Una población que se traslada, trabaja y estudia confiando en un cuerpo de seguridad que en realidad no confía ni en sí mismo para garantizar la tranquilidad de las calles.

Basta con ver cómo los números de Zacatecoluca que dan cuenta de los policías involucrados en un delito han subido de forma alarmante. Las posturas tomadas por las autoridades de Seguridad Pública no auguran un panorama alentador en lo absoluto.

Tags:

  • carta editorial
  • pnc
  • armas
  • tregua

Lee también

Comentarios

Newsletter