Carta editorial

Le ha pasado a la vecina, al compañero de trabajo, al que hace cola adelante, al primo, a la hermana, al padre. Cualquiera que maneje su dinero por medio del plástico es vulnerable.
Enlace copiado
Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Enlace copiado
Nadie va a poder detener la comisión de un delito en medio de una extendida impunidad. Si quienes hacen algo incorrecto no son localizados y no se les demanda para que dejen de ejecutar esas acciones que van en contra del prójimo, ¿para qué se van a detener? Si han hallado una manera de beneficiarse a costa de otros sin que nadie los moleste.

Este es el caso de quienes clonan tarjetas de crédito y débido. No es difícil hallar casos, abundan. Le ha pasado a la vecina, al compañero de trabajo, al que hace cola adelante, al primo, a la hermana, al padre. Cualquiera que maneje su dinero por medio del plástico es vulnerable. Y las cantidades son tan variadas como límites imponga cada caso.

El hecho es que en la mayoría de casos el dinero ha podido ser devuelto al propietario de la tarjeta. Esto, de acuerdo con nuestras autoridades, casi equivale a que no hay nada que perseguir. Quienes encausan las quejas, investigan y resuelven son los bancos. Las denuncias en este caso simplemente no son una opción para los afectados, instituciones y usuarios, incluso si alguno se quisiera arriesgar a iniciar un proceso así, son las mismas autoridades la encargadas de persuadir al no contar con una guía sistematizada de cómo resolver estas situaciones.

Así, quienes se dedican a cometer este delito tienen, en términos planos, la puerta abierta. Y a este país ya le sobran las impunidades. Ya hay demasiada gente con deudas ante la justicia que no se persiguen como para seguir sumando más cada vez. Ya sobra la comodidad para hacer de todo, menos respetar las leyes existentes. Ya esas leyes albergan demasiadas trampas institucionalizadas. Conviene, en esta semana en la que se ha conocido al nuevo fiscal general de la República, hacer notar que el trabajo para convertir a El Salvador en un Estado que funcione es grande y que pasa por hacer valer el buen comportamiento.

Lee también

Comentarios

Newsletter