Lo más visto

Más de Revistas

Carta editorial

Es el poder que creció y sigue creciendo alimentado por la exclusión.
Enlace copiado
Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Enlace copiado
Ante situaciones como las que se describen en el texto que abre esta edición, es difícil creer en que el control se puede recuperar con batallones de reacción o con fuerzas especiales. El periodista Ricardo Flores narra el proceso por el que varias personas han pasado para conseguir un empleo. No es, por lo descrito, algo inusual. Tras ser aceptado por el empleador, lo que sigue es ser aceptado por la pandilla de la zona. Si la pandilla de la zona niega esta especie de permiso de circulación, el riesgo es demasiado alto.

Las pandillas han secuestrado la libertad de tránsito y han llenado el vacío que ha dejado la autoridad. Y este intercambio de papeles ha derivado en situaciones que, de no experimentarlas, parecen improbables. Pero este es el país en el que al gobierno le cuesta entender que no se trata solo de fuerza, se trata de arraigo en la localidades, se trata de la gente que es obligada por las circunstancias a suscribirse a lo que la pandilla dicte.

Es el poder que creció y sigue creciendo alimentado por la exclusión. Las oportunidades de crecimiento para una población que tampoco tuvo oportunidades de educación son tan pocas que, si el precio es entrevistarse con el palabrero, se paga en aras de contar con un ingreso económico estable.

Y entonces, el círculo se completa. Una población excluida somete a otra y extiende sus tentáculos ahí en donde la institucionalidad dejó huecos gigantescos. En hacer retroceder toda esta vulnerabilidad es que no se están invirtiendo millones. No se están inventando impuestos para financiar una estrategia que cobije y blinde mejor a la población que todavía quiere quedarse a trabajar. A ellos se les deja ir solos a hablar con el palabrero. Se les deja a expensas de lo que un delincuente decida.

Este tipo de construcciones tan enraizadas en las comunidades no se rompen por la fuerza. No es con una Policía encapuchada que la ciudadanía va a sentir confianza. Quienes hacen estas propuestas no conocen a fondo el problema al que se enfrentan.

Tags:

  • carta editorial
  • pandillas
  • empleo

Lee también

Comentarios