Lo más visto

Carta editorial

El gran enemigo es ese, el silencio. Y nuestra meta como revista tiene que seguir siendo la de rescatar de esa condena la mayor cantidad de historias posible.
Enlace copiado
Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Enlace copiado
Más allá de lo urgente y lo inmediato, siempre queda mucho país por contar. Más allá de las verdades oficiales, queda mucha versión por descubrir. Para esto es básicamente este espacio, para hacer periodismo desde la mayor cantidad de aristas posibles. Para llegar hasta donde haya que llegar y para amplificar la voz de los que tienen mucho que decir, pero que nadie escucha. Sirve para llorar las tragedias, para advertir posibles nuevas tragedias y para intentar evitar que las tragedias añejas se repitan. Sirve para lamentar lo hecho y también para llenarse de esperanza ante lo que se puede trazar de manera diferente. Esta ha sido nuestra meta durante estos ocho años. Contar.

La edición de hoy es un ejemplo claro de este papel en el que nos desenvolvemos desde el 29 de junio de 2008. El teatro en El Salvador ha crecido tanto en público como en producción. Este recorrido sería positivo de no ser por lo que ha ido quedando en silencio. En esta edición, un grupo de actrices habla por primera vez en una plataforma mediática sobre acoso y abuso sexual en el marco escénico.

Este es un texto que da su lugar a los testimonios arrancados desde donde más duele, la intimidad. Y, en el camino, no se deja de lado el rigor de reunir la mayor cantidad de fuentes posible. El gran enemigo que se identifica en el reportaje de la periodista Valeria Guzmán es el silencio. Ese que se convierte en condena.

El silencio es también un cómplice. Evita que las personas aprendan de las experiencias ajenas. No permite que se instalen mecanismos de denuncia y tampoco da lugar a que se establezcan esas que una de las fuentes consultadas tiene a bien llamar “redes de apoyo”. Aceptar que el problema existe y comenzar a armar en torno de este una discusión de altura tiene que ser el primer paso.

El gran enemigo es ese, el silencio. Y nuestra meta como revista tiene que seguir siendo la de rescatar de esa condena la mayor cantidad de historias posible. Con el apoyo de los protagonistas, contar tanto como se pueda.

Gracias por el acompañamiento durante estos ocho años.

Tags:

  • octavo aniversario de séptimo sentido
  • teatro
  • abuso sexual
  • el salvador
  • silencio

Lee también

Comentarios