Lo más visto

Carta editorial

Las circunstancias en las que cientos de hombres y mujeres han realizado sus tareas relativas a hacer producir la tierra han dejado huellas en sus cuerpos y en los de sus descendientes.
Enlace copiado
Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Enlace copiado
La agricultura fue durante décadas la actividad económica más importante de este país. Pero incluso en aquellos tiempos en los que la tierra daba más, las condiciones en las que vivían las personas dedicadas a trabajar el campo no eran las mejores. Al margen de su paga, que siempre ha sido inferior a la merecida, está el daño a su salud. Las circunstancias en las que cientos de hombres y mujeres han realizado sus tareas relativas a hacer producir la tierra han dejado huellas en sus cuerpos y en los de sus descendientes.

Uno de los padecimientos que más ha afectado la calidad de vida de quienes se dedican a la agricultura es la enfermedad renal crónica. Y ha sido tan puntual su daño a quienes se dedican a trabajar la tierra que, después de afectar a miles de personas, se concluyó que hay una variedad no tradicional que está directamente ligada a la actividad. Es la enfermedad renal crónica de las comunidades agrícolas.

Estas comunidades hoy deberían contar con la atención urgente y prioritaria de muchas instituciones del Estado. Pero el trabajo se va realizando a una velocidad que permite que cada vez haya más y más gente con daño en los riñones. Y la causa no es solo una. La causa es en realidad una serie de injusticias a las que se ha sometido desde siempre a quienes siembran y cosechan. Llevarles educación adecuada a sus circunstancias no ha sido una prioridad. Tampoco lo ha sido dotar sus casas de servicios básicos, como cañerías para aguas de todo tipo. O, por principio, hacer que tengan casas dignas. Y menos lo ha sido el darles la oportunidad de tener una mejor calidad de vida por medio de un ingreso que permita ir más allá del día a día.

Así que la enfermedad renal crónica se convierte en esto, en una consecuencia de décadas de abandono social a una población ya vulnerable. Es la manifestación física de mucha injusticia y desigualdad.

Lee también

Comentarios