Lo más visto

Más de Revistas

Carta editorial

La Guerra Civil para los estudiantes no puede llegar solo de la mano de la familia, la calle o las noticias. No puede llegar solo en forma de anécdota y no puede depender de la voluntad de terceros.
Enlace copiado
Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Enlace copiado
Un estudiante del sistema público educativo va a conocer datos de la Guerra Civil de este país hasta que llegue a Primer Año de Bachillerato. Antes, solo tendrá acceso a unas cuantas páginas en un libro de texto de cuarto grado. Fuera de esto, no hay más mención de esta parte de historia reciente porque los programas no lo contemplan.

El conocimiento de la guerra, junto con sus Acuerdos de Paz, con el que un estudiante deja la educación media depende de lo que los docentes decidan fortalecer. Porque a esta escala de libre albedrío lo han dejado las autoridades educativas.

Tantas veces se ha apuntado a la necesidad de construir identidad y memoria. Pero cómo se hace, si la versión oficial pensada desde el Estado para mostrar a los estudiantes acerca de este hecho que dejó más de 70,000 personas muertas cabe en unas cuantas páginas en las que se mezclan también otros acontecimientos.

No se puede tener una población informada y con criterio de manera instantánea. Se tiene que ir formando desde los primeros años escolares. Este país al que tanto han devastado las diferentes violencias pierde la gran oportunidad de enseñar a las nuevas generaciones uno de los capítulos más negros y, en ese afán, de hacerles hincapié en que no lo repitan.

La Guerra Civil para los estudiantes no puede llegar solo de la mano de la familia, la calle o las noticias. No puede llegar solo en forma de anécdota y no puede depender de la voluntad de terceros. Un capítulo tan importante en la formación de la versión que hoy tenemos de país tiene que llegar a estos estudiantes de manera profesional, planificada, con intención. Un contenido dedicado y exclusivamente diseñado para ellos.

Si el estudiante de bachillerato no tiene acceso a más material, si no lo busca o no se lo proporcionan, se queda con la idea de que esas páginas son la única parte de los 12 años de guerra que interesa que sepa. No podemos esperar generaciones de gente comprometida con el progreso, la inclusión social y el crecimiento integral, si antes no se han colocado bien las bases del conocimiento de la historia reciente. No podemos esperar que las causas de la guerra sean superadas si las nuevas generaciones no las han estudiado. El "nunca más" se construye desde el conocimiento y la identidad.

Tags:

  • educación
  • guerra civil
  • conflicto armado
  • acuerdos de paz

Lee también

Comentarios