Lo más visto

Carta editorial

Este compromiso en no pocos casos implica riesgo. Y esta afirmación es algo que condena al país al subdesarrollo. Hasta buscar educación puede significar ponerse en peligro.
Enlace copiado
Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Carta editorial

Enlace copiado
Mucho se ha documentado sobre la importancia de la educación en la mejora efectiva de la calidad de vida de las personas. Y es fácil llegar a la conclusión de que a mejor preparación de los individuos, se les abrirán más oportunidades. Pero el camino hacia la educación no siempre es una autopista, a veces ni siquiera llega a vereda transitable. Hay no pocas personas que a lo que se enfrentan es a tener que abrir brecha en medio de una selva de obstáculos.

No se puede decir que no hay conocimiento acerca de lo conveniente que es educarse. Ni si quiera se puede decir que no haya intención de hacerlo. Lo que no hay en muchas ocasiones es total comprensión de los obstáculos o un cálculo real de los riesgos. No hay, además, solidaridad de parte de los que no la hemos tenido tan difícil a la hora de ayudar a allanar el camino de los demás.

De esta situación es que trata el reportaje que la periodista Valeria Guzmán presenta en esta ocasión. En la Fundación Forever coinciden una gran cantidad de jóvenes que han ponderado a la educación como la manera en la que quieren mejorar sus vidas. Pese a que esta fundación ha perfeccionado métodos para acompañar a los jóvenes en su ruta como estudiantes, llegar hasta Forever no es una apuesta que se tome a la ligera.

Implica no solo esfuerzo, sino que también compromiso. Este compromiso, en no pocos casos implica riesgo. Y esta afirmación es algo que condena al país al subdesarrollo. Hasta buscar educación puede significar ponerse en peligro.

El enorme trabajo que realizan quienes buscan educarse, así como todo lo que hacen los que quieren hacer más fácil el camino a la educación, debería estar mejor ponderado en todos los sentidos. Al final son estas acciones las que sí logran detener ciclos como los de violencia y pobreza.

Tags:

  • educación
  • violencia
  • soyapango
  • carta editorial

Lee también

Comentarios