Lo más visto

Más de Revistas

Casa para el arte

Una casa construida a principios del siglo pasado en el barrio San José, de San Salvador, ha sido convertida en el Centro Cultural del Centro por un grupo de jóvenes, entre teatreros, pintores, escultores, poetas y escritores. Cada viernes realizan actividades para “que la gente común conozca las diferentes manifestaciones del arte”. Viven bajo la amenaza de un desalojo, pero están dispuestos a mantener su proyecto hasta donde se les permita.
Enlace copiado
Mientras tanto. Ninguno de los artistas de esta casa tiene derecho legal sobre el inmueble. Al menos tres personas reclaman su propiedad y han abierto procesos. Los artistas han dicho que mientras esos procesos se resuelven, la casa seguirá siendo una galería, un taller, un teatro, un auditorio o lo que el público necesite que sea.

Mientras tanto. Ninguno de los artistas de esta casa tiene derecho legal sobre el inmueble. Al menos tres personas reclaman su propiedad y han abierto procesos. Los artistas han dicho que mientras esos procesos se resuelven, la casa seguirá siendo una galería, un taller, un teatro, un auditorio o lo que el público necesite que sea.

Cápsula. Afuera la bulla; adentro la música. En esta casa hay casi siempre alguien interpretando canciones, ensayando, tocando. Estantes con libros que van del suelo al techo también definen la atmósfera de este lugar.

Cápsula. Afuera la bulla; adentro la música. En esta casa hay casi siempre alguien interpretando canciones, ensayando, tocando. Estantes con libros que van del suelo al techo también definen la atmósfera de este lugar.

Versos. En este inmueble, que es el número 233 de la 6.ª avenida norte en el centro histórico de San Salvador, el poeta Alberto López Serrano lee parte de sus poemas del libro “100 sonetos”, entre los que destaca “Distancia” e “Inquietud”.

Versos. En este inmueble, que es el número 233 de la 6.ª avenida norte en el centro histórico de San Salvador, el poeta Alberto López Serrano lee parte de sus poemas del libro “100 sonetos”, entre los que destaca “Distancia” e “Inquietud”.

Retratos familiares. “Retrato de Vero” se llama la pintura en la que Obed Alfaro plasmó a su musa, la madre de su hija. Este es uno de los cuadros que adornan las láminas troqueladas de la casa.

Retratos familiares. “Retrato de Vero” se llama la pintura en la que Obed Alfaro plasmó a su musa, la madre de su hija. Este es uno de los cuadros que adornan las láminas troqueladas de la casa.

Casa para el arte

Casa para el arte

Enlace copiado

Lee también

Comentarios