¡Cuidado con lo que dices a tus hijos!

Estas afirmaciones lastiman a tu hijo. Es mejor replantear lo que deseas decirle.
Enlace copiado
¡Cuidado con lo que dices a tus hijos!

¡Cuidado con lo que dices a tus hijos!

¡Cuidado con lo que dices a tus hijos!

¡Cuidado con lo que dices a tus hijos!

Enlace copiado
No existe un manual que enseñe a ser padres. Sin embargo, sí hay consejos de profesionales que te ayudarán a evitar dañar el autoestima de tu hijo. Existen frases que, lejos de beneficiarle, le causan daños en su personalidad. A continuación la explicación, según el blog Maternidad Fácil.

1. Para el psicólogo norteamericano y autor del libro “Sobreviviendo a la adolescencia de su hijo”, Carl Pickhardt es recomendable cambiar la frase: “estoy orgulloso de ti”, por “bien por ti”. De lo contrario, tu hijo puede sentirse presionado a hacer lo posible para que te sientas orgullosa de él.

2. Si el niño ha obtenido buenas notas, no le digas: "Buen trabajo o muy bien". En cambio, puedes decirle "Has logrado buenas notas, debes haber estudiado mucho" Según la psicóloga social Susan Newman es recomendable dar una retroalimentación más específica cuando se elogia al niño por un buen resultado.

3. "Tienes que ser un buen ejemplo para tu hermano". Recuerda que tu hijo no es perfecto y pueda actuar incorrectamente si siente que le prestas más atención a tu hijo menor. En lugar de eso, puedes explicarle lo importante que es él en la vida de su hermano menor y que será un buen modelo para él.

4. Cuando tu hijo cometa un error que merezca regaño, no le digas "espera que venga tu padre". Lo único que conseguirás con eso será poner a tu pareja como ejemplo de castigo, convirtiéndolo en el malo de la película.

5. "Estoy decepcionada de ti". Es una frase muy dura que puede hacer sentir al niño como una desgracia en la familia. Para el psicólogo Pickhardt es más conveniente emplear la frase: "aunque estoy molesta por lo que has hecho, me encanta como eres".

6. No reprimas a tu hijo con la frase: "no llores". Como padres, es necesario que animes a tu hijo a expresar sus emociones. Puedes, en cambio, decirle: "sé que estás triste y todos necesitamos expresar nuestras emociones".

7. Nunca digas a tu hijo: "estoy ocupada". Con esta frase sentirá que hay cosas más importantes que él. Es mejor explicarle con más detalles lo que no te permite en ese momento prestarle atención.

8. Evita las frases que lleven el verbo "eres" seguido de un adjetivo negativo. Por ejemplo: eres malo, eres torpe, eres desobediente. “Ser” indica un rasgo permanente, difícilmente modificable. En lugar utiliza el verbo "estar", pues hace alusión a un estado transitorio. Por ejemplo: Hoy estás muy distraído.

Tags:

  • hijos
  • padres
  • familia
  • salud
  • autoestima

Lee también

Comentarios

Newsletter