Lo más visto

Más de Revistas

Revistas  / septimosentido SÉPTIMO SENTIDO

De cómo El Salvador puso fin a los secuestros

El Estado salvadoreño superó, a principios del milenio, la crisis de seguridad que representaban los secuestros, que tenían entre sus víctimas predilectas a personas de gran poder adquisitivo. La reducción de los índices de impunidad permitió que el cometimiento de este delito dejara de ser rentable para sus perpetradores. Unas muy reforzadas autoridades de seguridad contaron con el apoyo, incluso, de la empresa privada. Las lecciones aprendidas dejaron de implementarse tras superarse la crisis.
Enlace copiado
Cautiverio. Una vivienda donde permanecieron secuestrados dos empresarios estaba ubicada a cuadras de un puesto policial en Soyapango.

Cautiverio. Una vivienda donde permanecieron secuestrados dos empresarios estaba ubicada a cuadras de un puesto policial en Soyapango.

Enlace copiado

Hubo una época en que el principal problema para las autoridades de seguridad pública de El Salvador era el secuestro: ese delito que consiste en privar de libertad a una persona con el objetivo de exigir un rescate a cambio de su regreso. El mismo que tenía entre sus víctimas predilectas a empresarios, comerciantes y empleados con el suficiente poder adquisitivo como para pagar una suma considerable.

Lee también

Comentarios