Disforia poscoital o depresión después de un encuentro sexual ¿Te pasa a ti?

Si la has pasado de maravilla en la cama con tu pareja y momentos después te sientes triste, ansiosa o irritable, te explicamos el porqué.
Enlace copiado
Enlace copiado
Después del encuentro sexual, están las  mujeres que quedan felices y satisfechas, las que se molestan  por no haber llegado al orgasmo y las que se ponen tristes aún habiéndolo logrado. Si te encuentras en este último grupo, debes saber que hay muchas teorías por lo que suele pasar, pero es algo más normal de lo que crees.

La disforia poscoital significa depresión después de una relación sexual, ya sea inmediatamente después o luego de hasta dos horas. Es cuando los sentimientos de tristeza, ansiedad, irritabilidad o malestar se apoderan de ti y no sabes el porqué.

Puedes haber tenido la mejor noche de tu vida y lucir como una bipolar al molestarte por todo al momento de terminar de hacer el amor. Hay varias causas que tratan de explicar a qué se debe este impulso. Por un lado, si el encuentro con tu pareja fue tan intenso, el momento del desenlace te puede provocar tristeza.

Por el lado científico, se explica que las hormonas son las culpables. La liberación de prolactina, para contrarrestar  la liberación de tanta dopamina, podría ser la responsable del bajón de ánimos. Sin embargo, no debes preocuparte, es un estado muy común en varias mujeres. Lo único que podrías hacer es hablar con tu pareja para que sepa que no estás mal por él.

Tags:

  • revista ella
  • sexo
  • pareja

Lee también

Comentarios

Newsletter