Dolor sin tregua

Este tipo de imágenes se repite en nuestro país a un ritmo vertiginoso. Cada una de las 23 muertes que en promedio se registran a diario reproduce una escena de dolor. Unas veces desgarradora; otras discreta o ahogada en una profunda resignación. De cada homicidio se desprende un rosario de madres, esposas, hermanos e hijos que sufren su pérdida sin la esperanza de consuelo, y mucho menos de justicia.
Enlace copiado
Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Dolor sin tregua

Enlace copiado
En El Salvador, la muerte violenta no discrimina. Entre las víctimas están niños, estudiantes, pandilleros, maestros, transportistas, empresarios, soldados,  policías y sus familiares.




San Salvador.  8 enero de 2016. Homicidio en calle Arce y 11.ª avenida sur, en el centro de San Salvador.



Apastepeque, San Vicente. 5 de febrero de 2016. Cinco miembros de pandillas muertos en el cantón Cutumayo Arriba, en Apastepeque, San Vicente, tras un enfrentamiento con agentes policiales.



San Salvador. 2 de febrero de 2016. Taxista  asesinado por miembros de pandillas en la calle Concepción, en San Salvador.


Las mujeres son el denominador común entre los dolientes que acuden a la escena del crimen. Madres, esposas e hijas. Muchas de ellas van acompañadas de niños que se ven obligados a presenciar escenas fuertes.





Ilobasco, cabañas. 15 de marzo de 2016. Familiares sostienen lo único que quedó de Douglas Armando García, Andrés García y el padre de ambos, José Ayala García, quien era el presidente de la ADESCO. Tres hombres que se dedicaban a realizar tejas en el cantón Los Llanitos, en caserío Quesera, Ilobasco.



El Carmen, Cuscatlán 6 de marzo de 2016. En uno de los departamentos más violentos del país, José Teodulo Vásquez López, de 35 años, fue asesinado en el cantón San Antonio, municipio El Carmen, Cuscatlán. La víctima era hermano del concejal de la alcaldía de dicha zona.







Ciudad Delgado, San Salvador. 8 de marzo de 2016. Carlos Ulises López, de 15 años, se dirigía a estudiar abordo de un pick up cuando pandilleros lo bajaron y lo asesinaron. El delito fue vivir en una zona contraria de pandillas.


En las escenas de homicidio el dolor y el desconsuelo se desbordan. Las expresiones son contundentes. La violencia deja así su marca imborrable.




San Martín, San Salvador. 23 de febrero de 2016. Alexánder Campos Sosa, de 19 años, fue asesinado en cantón La Flor, en San Martín. Hacerle un gol a un equipo formado por pandillas le costó la vida.



Ilopango, San Salvador 10 de marzo de 2016. Samuel Marroquín, de 37 años, fue encontrado sin vida envuelto en sábanas en la calle antigua a la colonia Las Cañas y bulevar San Bartolo, en Ilopango. La hija del fallecido reconoció que su padre tenía vínculos con las pandillas.



San Martín, San Salvador 5 de enero de 2016. Agente de la PNC notifica a la madre el asesinato de su hija Hilda Mercedes Rivas, de 43 años, en la 1.ª avenida sur, en San Martín. La víctima era una mujer que trabajaba cargando bultos en el mercado.



Apastepeque, San Vicente 5 de febrero de 2016. Mujer llora al enterarse que su hijo murió en un enfrentamiento con la PNC en Apastepeque, San Vicente.



Mejicanos, San Salvador  23 de marzo de 2016. José Luis Cortez, de 58 años, era mandadero de comerciantes y fue asesinado por pandilleros en el centro de Mejicanos.

Tags:

  • violencia
  • víctimas
  • el salvador
  • tregua-pandillas

Lee también

Comentarios

Newsletter