Lo más visto

Más de Revistas

Dos caras de la caravana: los que migran, los que se quedan

Muchos de los migrantes que forman parte de la caravana viajan sin sus hijos. Los niños están escribiendo, en Honduras, Guatemala o El Salvador, su propia historia de desapego y miseria.

Enlace copiado
Problemas.  Deysi Orellana, Brithani Lizeth, de 3 años,  Janeisy Nicolle, de 5 años, y Evangelina Murillo, se reúnen fuera de su hogar. Los padres de Brithani se perdieron la fiesta de su tercer cumpleaños después de unirse a una caravana de migrantes centroamericanos.

Problemas. Deysi Orellana, Brithani Lizeth, de 3 años, Janeisy Nicolle, de 5 años, y Evangelina Murillo, se reúnen fuera de su hogar. Los padres de Brithani se perdieron la fiesta de su tercer cumpleaños después de unirse a una caravana de migrantes centroamericanos.

Enlace copiado

En el tercer cumpleaños de la hondureña Brithani Lizeth Cardona Orellana hubo pastel, pero también llanto.

Su abuela y su tía intentaron convertir la humilde casa de concreto en las afueras de San Pedro Sula en un salón de fiestas, pero la niña de pelo corto ondulado y sonrisa pícara no tenía las dos cosas que más quería en ese momento: una piñata con forma de muñeca y sus padres.

Ese mismo día de octubre su madre, Orbelina Orellana, de 26 años, y su padre, Élmer Alberto Cardona, de 27, dormían en la calle de un pueblo del sur de México junto a miles de migrantes que intentan llegar a Estados Unidos en una caravana sin precedentes.

Leer reportaje completo en: Dos caras de la caravana: los que migran, los que se quedan

Tags:

Lee también

Comentarios