Lo más visto

Más de Revistas

El Gorrito: un negocio con vida propia

Cuando se tiene la visión y las ganas de emprender algo, los obstáculos que se presenten deben de ser derribados. Esa fue la mentalidad de la fundadora de la empresa “El Gorrito”, Ana de Vilanova. Conoce su historia de éxito.
Enlace copiado

El Gorrito: Un negocio con vida propia

Enlace copiado
Una mujer luchadora y con una actitud positiva, está destinada al éxito, tal como lo demuestra  Ana de Vilanova, la mente creativa detrás de la marca El Gorrito; empresa dedicada a la confección de sombreros para eventos y que hoy en día ha diversificado sus productos. El sueño de fundar “El Gorrito” nace en el corazón de Vilanova en mayo del 2005, cuando empezó a diseñar sus primeros sombreros. Según cuenta, la idea inició cuando tuvo la oportunidad de organizar un evento en la empresa para la que trabajaba en ese momento y en donde le habían pedido sombreros grandes y coloridos.
 

Ella sabía que no quería los típicos sombreros de plástico, sino algo con un diseño especial. Por lo cual, comenzó a buscar diferentes lugares de artículos para fiesta y en ninguno encontró lo que necesitaba. Fue ahí donde se dio cuenta de que había una necesidad en el mercado salvadoreño  y que nadie la estaba supliendo: un lugar especializado en diseñar sombreros de acuerdo a una temática.

A partir de ese momento, comenzó a realizar pruebas de materiales y buscar las mejores herramientas de trabajo. Hubo momentos un poco frustrantes, según expresa, pues tuvo que enfrentar muchas limitaciones para poder realizarlo; sin embargo, no se dio por vencida y comenzó con los recursos que tuvo disponibles. "Dios me ha dado un don en mis manos y sentí que tenía que explotarlo", asegura. Además,  confiesa que nadie le enseñó cómo hacer un sombrero: a prueba y error logró aprender. "Una vez logré armar el primer sombrero, ya nunca paré. Me apasiona hacerlo y ahora mucho más, ya que me permite ser independiente y estar cerca de mis hijos", explica la emprendedora.  
Además de sombreros de tela, Ana de Vilanova hoy se dedica a elaborar cojines, alfombras, edredones, móviles para cunas, “teepees” y todo lo que al cliente se le ocurra.


Creatividad sin límites


Con el paso de los años, ya como esposa y madre de dos pequeños, Ana decide expandir sus servicios. Hoy, la emprendedora ha lanzado nuevas líneas de negocios: disfraces, montaje de eventos, diseño de teepees, alquileres para piñatas, y la más reciente: la línea para bebés, en donde destacan accesorios prácticos para las madres, decoración de  habitaciones y accesorios de entretenimiento artesanales. Sin embargo, también continúa diseñando sus sombreros y tocados para novias, con tela. Ha sido tal la aceptación de El Gorrito, que los productos ya han sido solicitados para eventos en el extranjero. ¿La clave del éxito? una actitud positiva y ganadora, seguridad en el producto que se hace y creatividad sin límites. Finalmente, la empresaria envía un mensaje motivacional a todas aquellas mujeres que desean salir adelante y emprender su propio negocio. "Yo las exhorto a que nunca dejen de soñar y luchar por lo que les apasiona, pues nunca es tarde para empezar. Las invito a que siempre piensen en ideas fuera de la caja, en crear una necesidad adonde no existe, a ser diferentes, a luchar y a brillar siempre en todo lo que hagan", expresa De Vilanova.

Tags:

  • revista ella
  • emprendimiento
  • emprendedora

Lee también

Comentarios