“El cielo de oportunidades” para Latinoamérica

Atraídos por el eslogan “Un cielo de oportunidades”, cada año estudiantes provenientes de El Salvador, Costa Rica y Argentina, además de Francia, acuden a la Universidad Aeronáutica de Querétaro (UNAQ), la primera dedicada a esa industria en México.
Enlace copiado
Una imagen de uno de los hangares de la universidad con aviones motores y alumnos practicando.

Una imagen de uno de los hangares de la universidad con aviones motores y alumnos practicando.

Vista de la Ciudad de Querétaro   desde el campanario del Templo de la Cruz, ubicado en el centro histórico de la entidad.

Vista de la Ciudad de Querétaro desde el campanario del Templo de la Cruz, ubicado en el centro histórico de la entidad.

Un alumno trabajando en una avioneta en la sede de la UNAQ.

Un alumno trabajando en una avioneta en la sede de la UNAQ.

La UNAQ  se ha convertido en la tercera base de mantenimiento de aeronaves de Latinoamérica. Los alumnos hacen sus prácticas en aparatos que cuestan millones de dólares.

La UNAQ se ha convertido en la tercera base de mantenimiento de aeronaves de Latinoamérica. Los alumnos hacen sus prácticas en aparatos que cuestan millones de dólares.

“El cielo de oportunidades” para Latinoamérica

“El cielo de oportunidades” para Latinoamérica

Enlace copiado
La Universidad Aeronáutica de Querétaro es una institución pionera en la región. Fue concebida para formar ingenieros y técnicos superiores especialistas en mantenimiento, manufactura, sistemas electrónicos o diseño mecánico de aeronaves y sus componentes.

A ocho años de su despegue como centro universitario, la UNAQ se ha convertido en la tercera base de mantenimiento de aeronaves de Latinoamérica y suministra personal calificado a 46 empresas del sector, como Bombardier, Safran, Delta o Airbus instaladas en el clúster emplazado junto al Aeropuerto Internacional de Querétaro.

La Universidad Aeronáutica en Querétaro cuenta con convenios internacionales con instituciones como West Virginia University en Estados Unidos, el Centennial College de Canadá, el Instituto Francés de Mecánica Avanzada de Clermont-Ferrand en Toulouse; la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y Cranfield University en el Reino Unido, entre otros.

El sector aeronáutico en México atrae cada año casi la mitad de la inversión extranjera directa (IED). De enero a septiembre de 2015, México registró $21,585 millones por concepto de IED, 41 % superior a la cifra preliminar del mismo periodo de 2014, cuando se ubicó en $15,310 millones.


***

“Una de nuestras metas era contar con un reconocimiento internacional y nacional, con la intención de provocar que los estudiantes aprovecharan las oportunidades de crecimiento profesional que proporciona el sector aeronáutico en México”, afirma el ingeniero Jorge Gutiérrez de Velasco Rodríguez, rector de este centro docente, ubicado a 220 kilómetros de la Ciudad de México.

No es casual que el diario Financial Times situara en 2015 a Querétaro al frente de una lista de los mejores destinos del mundo para hacer negocios, y nombrara a la capital del estado, del mismo nombre, como “La ciudad latinoamericana del futuro”.

Cuando se llega al hangar de la universidad, donde perfectamente se podría rodar una película futurista, lo primero que el visitante descubre es el despliegue de aeronaves a disposición de los estudiantes. Poseen siete medianas y dos boeing 737, uno de los aviones más usados en el mundo ya que despegan de un aeropuerto del planeta cada cinco segundos.

El material es producto de donaciones para que los estudiantes puedan ver, estudiar, tocar, armar y desarmar todos los sistemas. El costo de cada motor albergado en el hangar asciende a $4 millones.

“Lo primero que los estudiantes aprenden en la materia Introducción a la Aeronáutica es que en esta industria las fallas humanas tienen un enorme costo, ya que hablamos de vidas humanas y también de grandes pérdidas económicas”, explica Gutiérrez de Velasco.

En la nave industrial de 18,500 metros cuadrados se encuentran los talleres y laboratorios. El espacio fue inaugurado por los presidentes de Francia, François Hollande, y México, Enrique Peña Nieto, durante la visita del mandatario galo en abril de 2014.

Su costo ascendió a 850 millones de pesos (unos $45 millones hangar) y actualmente está habilitado y en operaciones solo el 23 % del campus.

En este centro todo el conocimiento es teórico-práctico, ya que cada concepto aprendido en el aula se pone en práctica de inmediato en los simuladores. “Animamos a los estudiantes a que metan mano en todo, por eso tenemos equipos para cada alumno”, señala Gutiérrez de Velasco.

Entre las fortalezas de la UNAQ que atraen a los estudiantes está la oportunidad que brinda la institución de hacer intercambios con Francia, Estados Unidos, Rusia, Canadá, Alemania, China, España e Islandia. Hasta ahora unos 100 alumnos han podido ampliar conocimientos, explorar una nueva cultura, aprender otro idioma y desarrollar al máximo sus capacidades.

“Yo tuve la oportunidad de realizar una estancia de investigación por cinco meses en el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) en Colonia, Alemania. Participando en el equipo de materiales híbridos en el cual desarrollé el proyecto de investigación”, señala el estudiante de posgrado Hernaldo Mendoza.

El programa de movilidad a la UNAQ atrae cada ciclo escolar jóvenes estudiantes de diversos países pero también da la oportunidad a los alumnos que provienen del interior de México, de estados como Sonora, Michoacán, Sinaloa y Guanajuato. La institución cuenta con un programa de becas que ha beneficiado a más de 180 estudiantes en el período septiembre-diciembre de 2015.

Esta universidad es pública y su implementación fue posible gracias a una inversión conjunta de la Secretaría (ministerio) de Educación mexicana, el Gobierno de Querétaro, el Gobierno francés y la empresa privada, donde destaca la contribución de Airbus y Safran.

“Cada año tenemos más intercambios de profesores que provienen de todos los países donde la industria aeronáutica es pionera: Francia, Estados Unidos, Canadá o España”, asegura el rector de la UNAQ.


***

El primer seminario aeroespacial organizado por la UNAQ culminó en enero con cuatro conferencias a cargo de expertos como Raúl Muñoz Arroyo, de la ITP (industria de turbo propulsores) de España, y los especialistas Marcello Napolitano, Marving Cheng y Víctor Muciño, provenientes de la West Virginia University.

A esta cita asistieron alumnos, docentes e investigadores de diferentes instituciones públicas y privadas de México, así como participantes de Estados Unidos y Francia, que vía internet se unieron a la transmisión en directo.

En este foro se llevaron a cabo talleres con temáticas como el análisis de elemento finito para aplicaciones aeronáuticas, fabricación de partes aeronáuticas con materiales compuestos y desarrollo de sistemas embebidos, entre otras materias.

Solo en México existe una demanda laboral del sector aeronáutico en el mediano plazo de 45,000 empleos cualificados. Se calcula que el país requerirá de unos de 110,000 ingenieros y técnicos en cinco años. Actualmente, en la UNAQ se están formando unos 600 ingenieros y 500 técnicos.

El 22 % de la matrícula está conformada por mujeres. Las instalaciones de la universidad y algunos procesos de investigación y desarrollo se realizan de forma conjunta con las fuerzas armadas mexicanas, con quienes están trabajando un proyecto para emprendedores que desarrollan aeronaves no tripuladas (drones).

Tags:

  • universidad de queretaro
  • mexico
  • aeronautica
  • aviones

Lee también

Comentarios

Newsletter