Lo más visto

Revistas  / septimosentido SÉPTIMO SENTIDO

El conflicto en la frontera entre Ecuador y Colombia lleva años cocinándose

Bandas armadas y disidentes de la propia organización han ocupado el vacío de poder dejado por las FARC tras la firma de la paz con el Gobierno colombiano. El impacto ha sido más fuerte en la frontera de Ecuador. A este coctel se une la inexperiencia de este último país en el combate al narcotráfico y al crimen organizado en general.
Enlace copiado
Impacto.  El asesinato de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra de El Comercio, de Ecuador, hizo que el mundo le pusiera atención al problema.

Impacto. El asesinato de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra de El Comercio, de Ecuador, hizo que el mundo le pusiera atención al problema.

Enlace copiado

Mientras que Colombia trata de cerrar medio siglo de guerra con la ya exinsurgencia de las FARC, Ecuador se estrena en el narcoterrorismo. En menos de tres meses, el país latinoamericano ha sufrido el asesinato de cuatro militares, medio centenar de heridos y el secuestro y asesinato de tres civiles por la extensión del posconflicto colombiano que no conoce fronteras.

El sobresalto de ocho ataques en la zona fronteriza con coches bomba y explosiones en bases del Ejército y de la Policía ha atravesado a las fuerzas de seguridad y al Gobierno ecuatoriano como una sacudida eléctrica de realidad. Tras una década de convivencia y discursos de paz entre ambos países, Ecuador se prepara para un escenario militar desconocido: la guerra de guerrillas que los grupos armados ilegales practican para asegurarse el negocio del narcotráfico, el contrabando y la explotación ilegal de recursos en los dos territorios.

 

Lee también

Comentarios