Lo más visto

El plan de vida de una estudiante

Hace tres años, Nubia Elizabeth Pérez y su familia tuvieron que salir del sitio al que llamaban hogar y recalar en San Juan Tepezontes, La Paz. El movimiento impidió que estudiara dos años. Ahora es una de las becadas del programa “Construyendo mi futuro”, de EDUCO, que la provee de todo lo necesario para estudiar. El mismo beneficia a otras 150 niñas en todo el país. Con 16 años, ahora cursa octavo grado.
Enlace copiado
El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

El plan de vida de una estudiante

Enlace copiado

Caminata. La joven, de 16 años, camina 45 minutos todos los días desde su casa para llegar a la escuela entre cerros, senderos y cosechas. Cada 25 de julio El Salvador celebra el Día del Alumno a escala nacional.


En la tierra. Simón Humberto Pérez, de 39 años, es el padre de Nubia. Trabaja como colono junto a dos de sus hijos. Las cosechas generan el sustento de sus nueve hijos y su esposa, Rosa Alisia Hernández, de 48 años.


Tareas domésticas. Ante la ausencia de agua potable en su hogar, Nubia lava algunas prendas en el río. Debe caminar unos 20 minutos para llegar a este cuerpo de agua. La misma carencia se presentaba en su antigua vivienda.


Inversión. Con un poco de dinero ahorrado pudo comprarse dos cabras. Las nombró Margarito y Osita. Espera que muy pronto den leche y que esta ayude un poco a su familia.


Papel de tutora. Nubia ayuda con las tareas escolares a sus hermanos Valeria (8 años), Ana Ruth (9), Gustavo (12) y Miltón (11). Los niños ven a la adolescente como un ejemplo a seguir.
 

Las adolescentes becadas participan en jornadas extracurriculares donde se desarrollan temáticas de orientación vocacional, formación para la vida, salud sexual y reproductiva, educación alimentaria nutricional y formación en derechos humanos. Estos contenidos buscan sembrar en las jóvenes un pensamiento en el que se vuelva una norma la idea de que una mujer tiene tantos derechos de educarse como un hombre.


A fuego lento. La joven destapa una olla en las que se acaban de preparar alimentos en esta cocina de leña. En su actual vivienda cuenta con servicio de energía eléctrica, lo que no pasaba en el lugar del que se mudaron. Nubia sueña con una vida en la que los servicios básicos sean solo el inicio.


Becada. La joven dejó de estudiar dos años. Emigraron de San Pedro Nonualco por la inseguridad. Querían estar cerca de la familia de Simón (el padre). Nubia ahora cursa octavo grado y tiene una beca en el programa “Construyendo mi futuro” de EDUCO. El mismo beneficia a 150 niñas en todo el país.


El precio. Las adolescentes tienen el compromiso de no faltar a sus clases y obtener buenas calificaciones. La mirada está puesta en que logren educación superior.


La ruta. El plan de vida de la joven es, por ahora, “ser una enfermera y sacar a su familia a un estado más hermoso”. Lo plasmó en este cuaderno.

Tags:

  • construyendo mi futuro
  • educación
  • educo
  • nubia elizabeth pérez
  • la paz

Lee también

Comentarios