El temor a reclamar los derechos laborales

El constante temor a la autoridad impide que muchos empleados puedan negociar los derechos que por ley les corresponden, perjudicando de esta forma su vida laboral.
Enlace copiado
El temor a reclamar los derechos laborales

El temor a reclamar los derechos laborales

El temor a reclamar los derechos laborales

El temor a reclamar los derechos laborales

Enlace copiado
Dentro de una organización los empleados siempre están dispuestos a cumplir las tareas que les son asignadas por parte de sus superiores; en ocasiones sacrifican tiempo de su vida personal para lograr las metas planteadas. De la misma forma que un trabajador cumple con esfuerzo su trabajo, así tiene derecho a todos los beneficios que el empleo le ofrece.

Sin embargo, en muchas ocasiones el personal no cuenta con la confianza necesaria para dialogar con sus jefes sobre sus derechos laborales. Según el Dr. Ricardo Flores, docente e investigador de la UCA y consultor empresarial, esto se debe a causa del miedo o de posibles represalias.

Lea también: Malos hábitos que debes evitar en el trabajo

“Uno de los motivos más comunes del porqué los empleados temen reclamar sus derechos laborales viene en virtud del miedo o temor a represalias generales,  así sean estas consideraciones que afecten la relación del empleado directamente con sus patronos o bien con otros colaboradores dentro de la empresa. Conscientes de estas situaciones, suelen obviarse  discusiones por no ir en contra de culturas organizativas instauradas, del temor de influir en los valores corporativos o, peor aún, de no expresarse ante elementos que van en contra de la dignidad humana”, explicó Flores.

La situación parece complicarse en dinámicas tan actuales y tan propias de la realidad salvadoreña, tales como los movimientos migratorios y el empleo en otras latitudes. La deportación es un miedo latente, y ante eso el talento humano suele verse expuesto a sobrecargas de trabajo, falta de formalización e incluso a tratos deplorables. Todo lo anterior supone crear vulnerabilidades y va en una dirección opuesta a lo que conocemos como “trabajo decente”, que hoy en día es tan necesario para nuestros contextos.

Lea también: Importancia del recurso humano

Este temor que sienten los trabajadores es hasta cierto punto normal y lógico, ya que ninguna persona está absuelta a no ser despedida. No obstante, ese miedo no es excusa para no exigir que se cumplan los derechos que como empleados públicos tienen ante la ley.

De perdurar esta desconfianza al diálogo, se corre el riesgo de instalar entre los empleados una cultura de “no decir, no preguntar”, en la cual el silencio se convierte en un común denominador. Esta situación hace que entre las personas reine la ansiedad, la impotencia o la culpa, por lo que de no solucionar este escenario se corre el riesgo de que exista un ambiente laboral basado en la división y en el aislamiento.

Sin importar las consecuencias, uno como empleado debe conocer la ley laboral y velar porque se cumplan las pautas establecidas en su contrato, tener la confianza de que el desempeño dentro de la organización ha estado a la altura de las exigencias y por lo tanto merece ser recompensado.

Conoce nuevas ofertas laborales en http://bolsadetrabajo.laprensagrafica.com/
 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter