Entre carteras de diseñador y libros de historia

El escritor colombiano Héctor Abad Faciolince dice que una de las cosas que más odiaba su padre era que sus hijos no tuvieran “conciencia social ni entendieran el país donde vivían”.
Enlace copiado
Entre carteras de diseñador y libros de historia

Entre carteras de diseñador y libros de historia

Entre carteras de diseñador y libros de historia

Entre carteras de diseñador y libros de historia

Enlace copiado
OPINIÓN (Desde allá) Suiza

El pradode los soñadores

Una amiga la llama para decirle que está feliz. El motivo de su alegría es que en su reciente viaje a Milán compró la cartera de diseñador que tanto deseaba, y lo mejor de todo es que le costó dos veces menos que en Suiza. La amiga sigue hablando de su cartera maravillosa, pero Nivin se aburre. Cuando por fin llega la pregunta ¿qué hay de nuevo en tu vida?, Nivin responde cualquier superficialidad. Sabe que si habla de su interés por la historia reciente de América Latina, su amiga se aburriría tanto como ella escuchando la hazaña de la cartera nueva.

A sus 22 años, esta joven suiza ya cruzó dos veces el Atlántico para investigar algunos momentos que han marcado la historia latinoamericana. Hace dos años, cuando finalizó sus estudios universitarios en historia, hizo su primer viaje desde Costa Rica hasta Argentina como mochilera. Su propósito era escribir su ensayo de graduación sobre la Operación Cóndor implementada por las dictaduras militares del Cono Sur durante los setenta y ochenta.

Con cierto aire de inocencia, explica que su primer viaje fue todo un descubrimiento. Eso le permitió confirmar de primera mano la relación que los latinoamericanos tienen con su pasado. Este año regresó a Centroamérica con su tesis de maestría bajo el brazo. El motivo era investigar en El Salvador y Guatemala la relación que existe entre historia y memoria. Visitó lugares emblemáticos donde ocurrieron hechos históricos y los proyectos que se dedican a la recuperación de la memoria, como el Museo de la Palabra y la Imagen, en el caso salvadoreño.

Mientras cenábamos, le pregunté cuáles habían sido sus impresiones sobre El Salvador durante las tres semanas que duró su visita. Su respuesta fue que la realidad salvadoreña le había parecido muy contradictoria: “Sobre la violencia, me sorprendió ver la sonrisa fácil de las personas a pesar del número de homicidios diarios; la prosperidad que luce el país en ciertas zonas, no me pareció muy coherente con una economía de remesas; y me llamó la atención conocer una sociedad polarizada que no admite un centro político”.

En la sobremesa hablamos de su familia y de su vida en Suiza. Creció con la mirada del mundo de su padre, un diplomático suizo, y de su madre, una mujer de cuna humilde, nacida en Indonesia. De estas dos miradas resultó Nivin, una joven inteligente, guapa y divertida, quien opina que Suiza es un país donde resulta fácil “acomodarse de espaldas al mundo”.

Después de escuchar sus reflexiones sobre El Salvador y América Latina, me puse a pensar cuántas personas que conozco, mayores o de su misma edad, se toman el tiempo y el interés de conocer nuestra historia reciente. La verdad, conozco pocas. Por eso, creí relevante narrar mi encuentro con esta joven historiadora que se hace preguntas, que se toma riesgos, que regresa con nuevas inquietudes y nuevas perspectivas de su objeto de estudio.

Después recordé una cita del libro “El olvido que seremos”, en el cual el escritor Héctor Abad Faciolince dice que una de las cosas que más odiaba su padre, era que sus hijos no tuvieran “conciencia social ni entendieran el país donde vivían”.

No podemos seguir educando a nuestros jóvenes para el “sálvese quien pueda”, preocupados únicamente por su bienestar individual, pensando que viven en Miami y soñando comprar prendas de diseñador, cuando están en San Salvador. Nuestro país necesita una nueva generación de ciudadanos educados, sensibles, interesados por el bien colectivo y conscientes del país en el que viven.

El mensaje final que Nivin envía a los jóvenes salvadoreños es que vale la pena conocer nuestra historia: “Porque muchos de los retos y obstáculos que tienen ahora se explican en el pasado”

Tags:

  • rosarlin hernandez
  • el prado de los soñadores
  • latinoamerica
  • ginebra
  • suiza
  • el salvador
  • historia

Lee también

Comentarios

Newsletter