Lo más visto

Más de Revistas

¿Están tus hijos expuestos a un ciclo de violencia familiar? ¡Cuidado!

¿Maltratador inconsciente o víctima inconsciente? Si como madre estás atrapada en un ciclo de  violencia, ¡tus hijos también están expuestos! Conoce de qué forma les puede afectar la violencia familiar y las marcas que pueden quedar en ellos por el resto de su vida.
Enlace copiado
¿Maltratador inconsciente o víctima inconsciente? Si como madre estás atrapada en un ciclo de  violencia, ¡tus hijos también están expuestos!

¿Maltratador inconsciente o víctima inconsciente? Si como madre estás atrapada en un ciclo de violencia, ¡tus hijos también están expuestos!

Enlace copiado

El ciclo de violencia es una secuencia  repetitiva  que no podrás romper hasta comprenderlo. Al estar inmersa en él, no solo te verás afectada tú, sino también tus hijos.

Según la psicóloga Dina Semsch, cuando hay violencia en la familia se aprende el ciclo de la violencia, que “se basa en abusar o maltratar al que por alguna razón consideramos el más débil”. Por lo tanto, un niño, al estar expuesto en este ciclo, puede convertirse en:

-Maltratador inconsciente: trata de evitar convertirse en víctima. En este caso el niño o niña empieza a “gritar antes de que le griten, a pegar antes de que le peguen”, ya que al crecer en una dinámica de abusador-abusado, creen que el que te maltraten no es una posibilidad, sino un hecho, y que lo único que queda por hacer es ser el primero en lanzar el golpe o hablar más fuerte. Esto lo hace “sentirse a salvo”, ya que según ella o él es la forma en la que no abusarán nunca. Es como si su percepción de los posibles roles dentro de la interacción con otros se reduce a ser la víctima, o lo contrario, que para ellos es el victimario.  

-Víctima inconsciente: en el otro extremo está quien aprende a soportar, quien está bien mientras haya sumisión, gritos y golpes, porque así son todas las relaciones. Esta persona es muy propensa a ser abusada, ya que pueden interpretar que a menor oposición, menor daño. La relación violenta entre los padres le ha enseñado que la violencia es normal  y que es una dinámica válida para comunicarse o negociar. Al tener una pareja, suelen pensar que están “mejor”, porque es “menos” violenta que sus papás, cuando simplemente no debería ser violenta.

Gran parte del problema suele radicar en que estos patrones, al ser interiorizados por el niño o niña, por una constante exposición a los mismos, se llega a considerar normal, por ende, para muchos es inconsciente adquirir el patrón de abusador o de abusado.

 “Lamentablemente, lo que nos resulta familiar también nos resulta cómodo, y cuando lo familiar es la violencia, esta nos resulta cómoda. A pesar de que la consideremos negativa, es a lo que estamos acostumbrados, por ende, se tiende a buscar personas similares a las que conformaron nuestro núcleo familiar, esto siempre de forma inconsciente”, agrega Semsch.

Tags:

Lee también

Comentarios