Fin de una era

Y así Chávez fue ganando espacio también en la política regional convirtiéndose en el rostro de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA).
Enlace copiado
Fin de una era

Fin de una era

Fin de una era

Fin de una era

Enlace copiado
OPINIÓN (Desde allá) Estados Unidos

Mundos enlazados

*Periodista salvadoreña radicada en San Francisco, California

Algunos lo odiaban. Otros lo adoraban. Sin importar los sentimientos hacia el presidente venezolano Hugo Chávez, lo que no se puede negar es que se ha terminado una era en Venezuela, en América Latina y en la relación de Estados Unidos con la región, e incluso en el mundo.

Chávez era un populista, pero su don para la palabra le ayudó a ganar muchos seguidores, así como también muchos opositores.

Pocos personajes en este mundo han logrado ocupar tantos titulares y atraer tanta atención como lo hizo Chávez, quien no dudaba en decir lo que realmente estaba pensando. Ocupó la palestra de Naciones Unidas en 2006 para manifestar su odio por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, cuando dijo: “Ayer el diablo vino aquí. En este lugar huele a azufre”. También hubo quienes no dudaban en contestarle a Chávez con la misma moneda. En 2007, en la Cumbre Iberoamericana el rey Juan Carlos de España simplemente le dijo “¿por qué no te callas?”.

Chávez despertaba pasiones en todos lados, no solo en la política, también la farándula vociferó sus opiniones sobre él. María Conchita Alonso y el actor estadounidense Sean Penn cruzaron palabras ofensivas por las posturas que cada uno tenía sobre el venezolano.

Y así Chávez fue ganando espacio también en la política regional convirtiéndose en el rostro de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) y así empezó a expandirse el chavismo en América Latina.

El populismo del venezolano no solo le permitió permanecer en el poder durante 14 años, pese a las denuncias de que se quería perpetuar en el poder y de los cambios estructurales que hizo en su país, sino que además logró ganar adeptos en Suramérica, Centroamérica e incluso en El Salvador. Chávez incluso forjó una amistad con el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, quien es rechazado por muchos países por su búsqueda de acceso a la tecnología nuclear.

La ausencia de Chávez se empezaba a sentir desde que venía decayendo su estado de salud a causa del cáncer que padecía; y aunque logró afianzarse un período más en el poder, su estado de salud ya no le permitió tomar posesión de su cargo a inicios del año. Con Chávez enfermo y la pérdida de aliados del ALBA, la revolución bolivariana sufría. Ahora se verá realmente si el chavismo puede continuar sin Hugo Chávez.

De momento, no se ve que ninguno de sus aliados pueda ocupar el rol que Chávez desempeñaba y faltará ver qué pasará ahora en Venezuela y qué pasará en los demás países donde el respaldo del venezolano pesaba fuertemente en las elecciones y en las promesas electorales.

Tags:

  • Venezuela
  • Alexandra Bonilla
  • Hugo Chavez
  • Alianza Bolivariana para los Pueblos de America
  • ALBA

Lee también

Comentarios

Newsletter