Husmear nuestro mar

La sensación de nadar en aguas frías y oscuras para husmear las chimeneas herrumbrosas de este barco naufragado no deja de ser sobrecogedora.
Enlace copiado
Enlace copiado
Michael Rostovtzeff, un famoso historiador ucraniano, aseguraba que la arqueología no era solo una “fuente inagotable” para ilustrar libros o periódicos como este. La arqueología, decía Rostovtzeff, es una fuente independiente de información histórica, con igual –o a veces más– valor e importancia que las fuentes escritas... La arqueología nos ofrece datos duros, visibiliza la intimidad de vidas pasadas. Y precisamente, el periodista Sigfredo Ramírez se sumergió, con bastante literalidad –junto a al arqueólogo salvadoreño Roberto Gallardo–, en las turbulentas aguas de nuestro pasado, donde aún hay muchísimas cosas por descubrir y apreciar, sobre todo cuando hablamos de “arqueología submarina”, cápsulas del tiempo depositadas en el lecho marino.

Ataviados con aletas y visores, ambos se adentraron unos 180 metros mar adentro, frente a una famosa playa del departamento de La Libertad, San Blas. La misma que tomó su nombre desde que hace 112 años un barco de vapor de 86 metros de largo, el Steam Ship San Blas de bandera estadounidense, naufragara frente a este punto. La sensación de nadar en aguas frías y oscuras para husmear las chimeneas herrumbrosas de este antiguo naufragio no deja de ser sobrecogedora. Sin embargo, el relato de Sigfredo deja una sensación refrescante, tomando en cuenta que no se trata de uno de los famosos barcos que encallaron en la región de Los Cóbanos, ni se trata de arqueología precolombina, de la que quizá estemos más acostumbrados. Esta edición también incluye un vistazo a Suramérica. Para ser más específicos, a Río de Janeiro, Brasil. No se trata de su próximo carnaval, sino de cómo la metrópoli carioca se acicala para ser sede de un mundial de fútbol y, posteriormente, de unos juegos olímpicos. Los contrastes entre miseria y opulencia no se pueden ocultar.

Casi al final de la revista, encontrará un reportaje no menos interesante. Este se zambulle en la decadencia en la que ha caído una antigua metrópoli de Estados Unidos, Detroit. Muchos de sus rascacielos, algunos considerados Patrimonio Nacional, son reflejo del abandono de un antiguo emporio industrial y donde solo algunos quieren detener su lenta muerte. Esperamos que disfrute de la presente edición.

Tags:

  • Carlos Chávez
  • Séptimo Sentido

Lee también

Comentarios

Newsletter