La Fórmula Uno rueda en el centro de Londres como aperitivo de Silverstone

La mayoría de los pilotos rodó en el centro de la capital británica, causando el furor con sus trompos, entre otros, el finlandés Valtteri Bottas (Mercedes), ganador del último Gran Premio, el de Austria.
Enlace copiado
La Fórmula Uno rueda en el centro de Londres como aperitivo de Silverstone

La Fórmula Uno rueda en el centro de Londres como aperitivo de Silverstone

La Fórmula Uno rueda en el centro de Londres como aperitivo de Silverstone

La Fórmula Uno rueda en el centro de Londres como aperitivo de Silverstone

Enlace copiado
La mayoría de los pilotos del Mundial de F1, entre ellos los españoles Fernando Alonso (McLaren) y Carlos Sainz (Toro Rosso) y el mexicano Sergio Pérez (Force India), así como el tetracampeón y líder del certamen, el alemán Sebastian Vettel (Ferrari), rodaron este miércoles por el centro de Londres, en un espectacular evento en torno a la Plaza de Trafalgar.

Con la excepción del inglés Lewis Hamilton (Mercedes), triple campeón mundial y segundo en el campeonato, a veinte puntos de Vettel, el resto de los pilotos de la parrilla y algunos famosos ex pilotos, entre ellos, los escoceses David Coulthard -que ejerció de presentador- o Jackie Stewart, triple campeón del mundo, llamaron la atención en un acto inédito hasta la fecha, que se desarrolló en el centro de Londres, en Trafalgar Square.

La mayoría de los pilotos rodó en el centro de la capital británica, causando el furor con sus trompos, entre otros, el finlandés Valtteri Bottas (Mercedes), ganador del último Gran Premio, el de Austria -disputado el pasado domingo- o el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), tercero en el circuito que lleva el nombre de su escudería, por detrás de Vettel.

El estadounidense Chase Carey, que sustituyó al británico Bernie Ecclestone como patrón de la Fórmula Uno, estuvo presente en la capital del Reino Unido para apoyar el proyecto de acercar más la categoría reina al gran público. Al que Carey se dirigió, interpelado por Coulthard, desde la National Gallery londinense -donde también intervino el ex piloto y ex propietario de equipo Eddie Jordan-, uno de los más importantes museos del mundo.

En una gran fiesta en la que también se dejaron ver en Londres el alemán Nico Rosberg, que anunció su retirada el año pasado tan solo cinco días después de ganar el último Mundial, y otros ex campeones del mundo, como los ingleses Jenson Button -ex compañero de Alonso- y Damon Hill.

Rosberg también se dirigió al público desde otro escenario, situado justo delante de la Columna de Nelson, el gran monumento que luce, en memoria de Horatio Nelson, en el centro de la Plaza de Trafalgar, que lleva el nombre de la batalla naval en la que la armada británica derrotó en 1805 a los buques de Napoléon Bonaparte y en la que murió el citado almirante.

El monumento estuvo flanqueado por dos pantallas gigantes para que el público que abarrotó los aledaños de la famosa plaza inglesa pudiera seguir a la perfección el evento.

A ese escenario se acabaron subiendo todos los pilotos presentes, entre ellos Alonso y su compañero belga en McLaren-Honda Stoffel Vandoorne; Sainz y su colega ruso Daniil Kvyat; el brasileño Felipe Massa (Williams) y su joven compañero canadiense Lance Stroll; así como Checo Pérez y su colega francés Esteban Ocon.

Vettel recibió, curiosamente, gran apoyo por parte del público londinense, que también dedicó una gran ovación a su compañero en Ferrari, el finés Kimi Raikkonen; a los pilotos de Red Bull, Ricciardo y el holandés Max Verstappen; y al resto de los integrantes del Mundial de F1, presentes todos en Trafalgar Square a excepción del citado Hamilton.

Acto seguido, comenzó el más importante de los conciertos, el de los Kaiser Chiefs, en un espectacular evento previo al Gran Premio de Gran Bretaña, el décimo del Mundial de F1, que se disputará este fin de semana en Silverstone, que en 1950 albergó la primera carrera de toda la historia de la Fórmula Uno. 
 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter