La amargura final de San Esteban

Esta semana, San Salvador perdió un inmueble patrimonial más. El templo de San Esteban, construido con láminas y maderas belgas hace unos 130 años, fue pasto de las llamas. Estas imágenes describen cómo lucía antes y después del incendio.
Enlace copiado
Chamuscados A pesar del fuego, algunos vecinos y bomberos intentaron salvar algunos bienes de la iglesia, como algunas bancas, este Niño Dios y varios himnarios. Sin embargo, como dijo el viernes la Secretaría de Cultura, “es una pérdida irreparable para el patrimonio cultural del país”.

Chamuscados A pesar del fuego, algunos vecinos y bomberos intentaron salvar algunos bienes de la iglesia, como algunas bancas, este Niño Dios y varios himnarios. Sin embargo, como dijo el viernes la Secretaría de Cultura, “es una pérdida irreparable para el patrimonio cultural del país”.

Interior Así lucía la nave interna del templo, hecho completamente de lámina troquelada belga. Según el sacerdote del lugar, el templo no poseía imaginería antigua, solo bancas y andamios de “intentos de reconstrucciones pasadas”.

Interior Así lucía la nave interna del templo, hecho completamente de lámina troquelada belga. Según el sacerdote del lugar, el templo no poseía imaginería antigua, solo bancas y andamios de “intentos de reconstrucciones pasadas”.

Ayer. Así lucía el templo unos días antes de quemarse por completo. “San Esteban sobrevivió a terremotos, alzamientos militares e inundaciones, pero no pudo contra el tiempo ni contra el desinterés”, dijo Carlos Cañas Dinarte, el historiador.

Ayer. Así lucía el templo unos días antes de quemarse por completo. “San Esteban sobrevivió a terremotos, alzamientos militares e inundaciones, pero no pudo contra el tiempo ni contra el desinterés”, dijo Carlos Cañas Dinarte, el historiador.

Recuerdo. La PNC ha acordonado el área donde se levantaba la iglesia de San Esteban. Lo único que se salvó fueron unas campanas. Algunos vecinos esperan que las autoridades retiren los escombros y creen una plaza o un nuevo templo.

Recuerdo. La PNC ha acordonado el área donde se levantaba la iglesia de San Esteban. Lo único que se salvó fueron unas campanas. Algunos vecinos esperan que las autoridades retiren los escombros y creen una plaza o un nuevo templo.

CampanarioEl lunes pasado, lo último que consumió el fuego fue el campanario de la iglesia de San Esteban, era la única torre que no había sucumbido por el tiempo, los terremotos y la desidia. De él, solamente quedaron las bases hechas de ladrillo.

CampanarioEl lunes pasado, lo último que consumió el fuego fue el campanario de la iglesia de San Esteban, era la única torre que no había sucumbido por el tiempo, los terremotos y la desidia. De él, solamente quedaron las bases hechas de ladrillo.

La amargura final de San Esteban

La amargura final de San Esteban

Enlace copiado
El pasado 7 de enero en la tarde, la iglesia de San Esteban ardió como si fuera de tusa. En pocos segundos quedó convertida en un cenicero con tres campanas. Y hasta este domingo, nadie sabe decir aún qué cosa desató el incendio.

Los más simplistas dicen que la iglesia había caído en decadencia junto al resto del centro capitalino desde hace décadas y que su destrucción ya se veía venir. San Esteban jalonaba el inicio o el final, según de quien la vea, de la famosa calle de Amargura, que solo cobra vida durante Semana Santa, allí iniciaba el vía crucis.

Pero más que ser un mojón, era uno de los escasos ejemplos supervivientes de la arquitectura del siglo XIX del centro capitalino. En el “Libro azul”, un directorio de 1917, aparece el perfil de sus dos campanarios en el sur de San Salvador. Sus láminas y decoraciones en madera fueron importadas desde las herrerías de Aiseau, Bélgica, para evitar que fueran demolidas por terremotos.

Carlos Cañas Dinarte, el historiador salvadoreño, asegura que la iglesia (que se quemó) había sido fundada por la comunidad catalana residente en San Salvador “para desarrollar ahí sus festividades religiosas dedicadas a Sant Joan, Sant Cugat, con sus respectivas imágenes traídas desde Cataluña”.

El historiador cree que la iglesia tenía unos 130 años. Otros historiadores aseguran que antes, en ese mismo lugar, hubo otro templo colonial.

Lee también

Comentarios

Newsletter