Lo más visto

Más de Revistas

La distracción como paso para el rendimiento laboral

Las distracciones en la jornada de trabajo no deben ser consideradas pérdida de tiempo, sino una estrategia que mejora la productividad.
Enlace copiado
Las distracciones en la jornada de trabajo no deben ser consideradas pérdida de tiempo.

Las distracciones en la jornada de trabajo no deben ser consideradas pérdida de tiempo.

Enlace copiado

El ritmo de trabajo y las exigencias laborales demandan también un lapso de descanso durante la jornada. Si bien el ejercicio físico es necesario y contribuye a la distracción, también puede implementarse otro tipo de actividades para brindar descanso a la mente.

Para Marcos Giannine, consultor en gestión humana y organización empresarial, otro tipo de distracciones incluyen los videojuegos, los espacios para compartir entre los colaboradores, las actividades extralaborales, convivios, un área de multimedia donde ellos puedan –en lo posible– ver un partido de futbol, videos o series de televisión.

“Cualquier actividad que nos permita levantarnos de nuestro escritorio y desconectarnos aunque sea por un corto tiempo cada día es recomendable”, enfatiza el experto.

Los beneficios de este tipo de actividades se traducen en mayor productividad y eficiencia, las cuales que se generan cuando los colaboradores se sienten felices y valorados en sus trabajos. 

“Mientras más relajados y felices se encuentren los empleados, mayor impacto positivo tendrán en su día a día. Esto es bueno no solo para ellos, sino para toda la organización”, explica Marcos Giannine.

La disposición de estas actividades podría realizarse en todo momento y a toda hora, dependiendo de la naturaleza del trabajo y del espacio físico.

“Se puede poner una mesa de ping pong, una cafetería con televisión, una pequeña sala de descanso. La idea es que cuando los colaboradores se sientan estresados o frustrados, puedan desconectarse aunque sea cinco minutos”, detalla el consultor.

De esta manera, las actividades pueden realizarse a cualquier hora del día: antes de que empiece el día laboral en la mañana, al mediodía o a media tarde. 

Si se quiere implementar este cambio por primera vez en una empresa, se debe desarrollar un plan con mucho cuidado. 

“En el plan se debe tomar en cuenta el rechazo que tiene el ser humano al cambio; por otro lado, se debe analizar la cultura que existe en la empresa y conocer acerca de lo que piensan las jefaturas. Lo ideal sería prepararnos con estadísticas, ideas, para convencer de que esta estrategia es buena”, plantea Giannine.

Marcos Giannine es consultor en gestión humana y organización empresarial; contáctelo al e-mail: [email protected]

Mira la oferta laboral de esta semana en Bolsa de Trabajo. 

Tags:

Lee también

Comentarios