Lo más visto

Más de Revistas

La ética, el nuevo desafío de las empresas

La ética se ha convertido en un pilar fundamental no solo al interior de una empresa, sino en todos los ámbitos de la sociedad, por lo que cada vez más organizaciones se preocupan por mantener relaciones de respeto entre su personal.
Enlace copiado
La ética, el nuevo desafío de las empresas

La ética, el nuevo desafío de las empresas

La ética, el nuevo desafío de las empresas

La ética, el nuevo desafío de las empresas

Enlace copiado
La ética se ha convertido en un pilar fundamental no solo al interior de una empresa, sino en todos los ámbitos de la sociedad, por lo que cada vez más organizaciones se preocupan por mantener relaciones de respeto entre su personal.

En un mercado global, el reto que enfrenta toda empresa es propiciar un entorno competitivo. Aun en la actualidad existen organizaciones que se estructuran con el fin de generar ingresos sin importar el método implementado. No obstante, contar con una cultura ética sólida permitirá generar los mismos ingresos, disminuir pérdidas, así como detectar posibles fraudes que terminen beneficiando al control interno de las organizaciones.

Se considera ética empresarial al conjunto de normas y valores reflejados en la cultura de una empresa con el fin de alcanzar una mayor sintonía con su personal y permitir una mejor adaptación a todos los entornos en el ámbito laboral.

Lea también: Cuando el amor se da en el trabajo

La importancia de tener códigos de comportamiento en una compañía reside en que al momento de estar presente en el mercado dichos códigos transmitan respeto y consideración ante los clientes y, al mismo tiempo, un buen trato entre los empleado, evitando hechos como despidos injustificados o acoso laboral.

Para que las organizaciones actúen de acuerdo con los planteamientos éticos estipulados, resulta fundamental que los líderes sean los primeros en fomentar esta disciplina. De acuerdo con Carlos Romero, coach de Competitividad Empresarial, existen diversas formas en que los órganos jerárquicos promueven dichos comportamientos, entre ellas se encuentran: fomentar respeto y tolerancia, dar retroalimentación oportuna, reconocer el buen trabajo, sostener reuniones cara a cara, escuchar activamente, desarrollar el personal para el largo plazo y desarrollar atmósfera de aprendizaje y crecimiento.

Las entidades comerciales que no se encargan de promover bases morales sólidas tienden a sufrir una disminución en su productividad, y a la postre, el peligro de llegar a bancarrota.

Conozca la nueva oferta laboral de la semana en:  http://bolsadetrabajo.laprensagrafica.com/

 

Tags:

Lee también

Comentarios