Lo más visto

Más de Revistas

“La fruta hecha sorbete”

Con escasos conocimientos sobre cómo preparar sorbete artesanal, Ligia María de Mena junto con su familia le dieron vida a Don Carretón. Hoy cuentan con más de 30 sabores.
Enlace copiado
Enlace copiado
Con estudios de Comunicaciones, Ligia María de Mena trabajó por 21 años en agencias publicitarias, hasta que, en el año 2012 la cesaron. Pensando con su esposo y sus hijos qué negocio podían poner, se les iluminó el “foco” y se les vino a la mente hacer sorbete artesanal. “Mi cuñado (hermano de su esposo) hace más de una década había tenido negocio de sorbetes y pensamos que él aún tenía las cosas y las recetas”, detalla De Mena.

Pero desafortunadamente el  cuñado había vendido todo. “Preparamos el primer sorbete de coco según lo que más o menos mi cuñado y su esposa recordaban de las recetas, y probamos hacerlo; el primer coco fue un desastre porque las cantidades de los ingredientes que usé fueron exageradas”, recuerda entre risas De Mena.

Como nadie nace aprendido o sabiendo las cosas, Ligia María y su familia siguieron probando y probando hasta dar con el punto perfecto del sorbete artesanal.

Identificación  

Lograda la preparación del sorbete, otro punto importante era la identificación del negocio. Ligia María y su familia decidieron nombrarlo Don Carretón. “El nombre es el mismo que tenía mi cuñado, retomamos la idea porque nos gustó. El nombre hace énfasis en lo que es el sorbete de carretón, como tradicionalmente se conoce, aunque lo correcto es sorbete artesanal y el don es porque da jerarquía, estatus, prestigio, presencia; eso sí, le dimos refresh a la marca, al logo”, explica Ligia María de Mena, propietaria de Don Carretón.

Es así que Don Carretón, oficialmente se lanzó al mercado, en agosto de 2012. De empezar con los sabores tradicionales de coco, fresa, tamarindo y arrayán, hoy Don Carretón cuenta con más de 30 sabores de sorbete artesanal, incluyendo el de mango verde, al que Ligia María califica como producto estrella. “Se vende como mangoneada, con alguashte, limón, salsa negra, sal y chile; se volvió un referente nuestro”, agrega.

Los sorbetes de Don Carretón se pueden encontrar en su local, ubicado frente al parque de Antiguo Cuscatlán; también en eventos como El Mercadito, en Plaza Futura; en el Ministerio de Economía, intramuros colegiales y empresariales.

Atención en eventos

Por otra parte, Don Carretón atiende todo tipo de eventos sociales y empresariales a domicilio. El servicio que ofrecen es de 50 sorbetes en adelante, sirviendo tres “bolitas” de sorbete, barquillos, miel, servilleta, el carretón, el transporte y el personal para atender. Si el evento es fuera de San Salvador, hay un cargo extra por el transporte. “Tenemos sorbetes con base agua, base leche y con licor para adultos; el tequila con tamarindo que se llama tequirindo, el coco con ron que es el coco loco, capuccino con Baileys que es Baileyccino y la cerveza michelada que es la michelita y que servimos, sobre todo, en las bodas”, afirma De Mena.

Una vez establecido el negocio siempre hay que innovar, Don Carretón también llega hasta las puertas de las casas y oficinas con el sorbete envasado en presentaciones de vaso pequeño, pintas, litros y medios galones. El consumo mínimo es de $8 más $1.50 por el envío; también tienen a la venta los barquillos.

Tags:

  • perfil
  • emprendedores
  • empleo
  • trabajo

Lee también

Comentarios