Lo más visto

Más de Revistas

Revistas  / septimosentido LO MÁS LEÍDO

La gente quiere distorsionar a Monseñor Romero para legitimar su mundo

Es mejor conocido como Pepe Simán. Fue amigo de Monseñor Romero y dice que aún no entiende por qué algo tan básico como la defensa de los pobres sigue siendo considerado un tema controversial. Quien lo afirma es un empresario que desciende de una familia de gran poder económico en El Salvador. Devoto católico desde joven, en esta plática habla de los encuentros con el ahora santo, de las burlas que recibió por esa amistad y cómo, tras el asesinato de Romero, tuvo que exiliarse por más de 10 años.

Enlace copiado
Devoción. Treinta y ocho años después del asesinato de Monseñor Romero, José Simán se preparó para viajar a Roma a la canonización del primer santo salvadoreño.

Devoción. Treinta y ocho años después del asesinato de Monseñor Romero, José Simán se preparó para viajar a Roma a la canonización del primer santo salvadoreño.

Enlace copiado

Pepe Simán tiene 82 años y en los últimos días ha estado ansioso. Camina lento hacia su estudio, un salón lleno de libros, premios y tarjetas de cumpleaños. Ahí muestra algunos de sus escritos. Antes de sentarse a conversar, advierte algo: este miércoles no se dejará tomar fotografías. Ahora quiere platicar.

"Imagínese, yo era el turquito Simán que llegó a pedir trabajo a ADOC", dice con humor. La figura de Pepe Simán es un tanto ecléctica. Estudió economía y filosofía. Cuando era joven, se salió del próspero negocio familiar y solicitó trabajo a una zapatería. Ahí creó el Departamento de Mercadeo. Fundó empresas, fue director de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador y, además, se interesó por promover actos artísticos, hacer eventos musicales y traer cine a El Salvador. En esa vida tan variada que llevó, conoció a Monseñor Romero. Pero el primer encuentro de los dos fue una discusión.

Leer entrevista completa en: La gente quiere distorsionar a Monseñor Romero para legitimar su mundo

Tags:

Lee también

Comentarios