Lo más visto

Más de Revistas

La insistencia de Max

Debería ser un delito que los cargos públicos devenguen miles de dólares mensuales en países como los nuestros, donde hay un sinfín de necesidades insatisfechas. Es despreciable la bonanza de unos pocos cuando es a costa de las necesidades de muchos otros.
Enlace copiado
Enlace copiado
Mi trabajo en este país me ha permitido conocer a jóvenes que sueñan con los pies en la tierra. Buscan oportunidades que se les hicieron imposibles en sus lugares de origen y que todavía pueden alcanzar aquí, a pesar de que estos tiempos políticos y sociales está haciéndose más hostiles. Son hombres y mujeres con talento, pero que necesitan una pequeña ayuda para reconocer sus capacidades.

Detrás de cada estudiante hay una historia de vida digna de admirar y contar, pero que también refleja las deudas infinitas que las sociedades centroamericanas tienen con sus hijos más vulnerables. Y aunque aquí también tengan que saborear varias carencias, al menos tienen la oportunidad de cambiarse el rumbo por medio de la educación.

Lea el contenido completo en: "La insistencia de Max".

Tags:

  • Opinión
  • Ronald Portillo
  • desigualdad
  • oportunidades
  • cargos públicos

Lee también

Comentarios