Lo más visto

Más de Revistas

La otra unidad canina de la PNC

No solo en la Unidad Antinarcóticos los canes tienen lugar dentro de la PNC. Los policías de la subdelegación de Mejicanos han adoptado a un perro al que bautizaron Solo Vino.
Enlace copiado
La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

La otra unidad canina de la PNC

Enlace copiado
Este llegó al sitio hace dos años, después de ser abandonado. Los agentes se encargan de procurar todas sus necesidades básicas. Le han brindado, en la práctica, una nueva vida. El animal, además de darle un respiro de ternura a hombres rodeados de peligro, cumple algunas funciones de vigilancia y patrullaje. El caso se repite en otros puestos y subdelegaciones de la institución en el país. 
 
Identificación.  Los agentes policiales se encargan de alimentarlo, asearlo y procurar su salud. Incluso le confeccionaron esta pechera con su nombre, parecida a la de un perro de Antinarcóticos.
 
 
Desde mayo de 2016 existe una ley en El Salvador que procura la protección de animales de compañía. Esta, sin embargo, se mira como algo superfluo en una sociedad como la salvadoreña, habituada a tantos tipos de violencia. 
Varios perros han sido adoptados por miembros de la PNC en diferentes delegaciones, como las de El Carmen (Cuscatlán), Santa Cruz Michapa, Nejapa y varias del departamento de San Vicente. Uno de los canes, en San Rafael Cedros, fue rescatado en la escena de un quíntuple homicidio. El hecho sucedió el 22 de agosto producto de un presunto enfrentamiento entre policías y pandilleros. 
Los agentes se encargan de darles resguardo, alimentación y cariño a los canes. Perros como estos han formado parte de la agenda mediática en el país con casos como el de Oso, que fue herido por una granada en Santa María Ostuma, La Paz, al defender a policías de la localidad en 2015.    
 
 
Diploma.  Una fundación de protección animal le otorgó un reconocimiento por el acompañamiento a los agentes policiales. Para los miembros de la asociación, el caso de Solo Vino es un ejemplo de la importancia de las mascotas en la sociedad.
 
Descanso.  A mediados del año pasado, la subdelegación recibió la alerta de un asalto en un bus. Cuando los agentes cruzaban la calle para atender el llamado, un conductor atropelló a Solo Vino. “A nosotros todavía nos respetan. A él, como es un animal, no”, dijo uno de los oficiales de guardia en esa ocasión. Lo operaron de la pata izquierda y le colocaron una pieza de platino.
 
 
Trabajo. Un grupo de policías planea sus movimientos durante el operativo para recuperar una motocicleta con reporte de robo. Solo Vino acompaña a los agentes en tareas serias como esta. Se ha habituado a no estorbar la labor de quienes se encargan de cuidarlo.
 
Recuperación.  El vehículo fue encontrado en una vivienda que, según la PNC, había usurpado un grupo de pandilleros en la avenida Castro Morán de Mejicanos. El perro solo acompañó a los agentes al interior del inmueble cuando el panorama era seguro.
 
Utilidad.  El perro es utilizado como un vigilante más de la subdelegación. Ha sido entrenado para hacer ruido ante la presencia de una persona ajena al sitio o que no pase habitualmente por la calle frente a las instalaciones.
 
Compañía.  Un oficial juega con el perro en las afueras de la subdelegación. Solo Vino sirve como una bocanada de relajación para los agentes policiales, quienes trabajan en una zona de alto índice delincuencial.
 

Lee también

Comentarios